•   Barranquilla, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Bajo un aplastante sol, más de 6,000 menores desfilaron hoy por las calles de la ciudad colombiana de Barranquilla en el tradicional desfile del Carnaval de los Niños.

Encabezados por los reyes infantiles de las fiestas, Shadya Londoño y Samuel Martínez, quienes desde una carroza cantaban la champeta "El Vacile", canción oficial del desfile, a lo largo de dos kilómetros la nutrida caravana de infantes demostró cómo la tradición del Carnaval no muere porque desde muy pequeños los barranquilleros lo llevan en la sangre.

Samuel Martínez, quien es reconocido en Barranquilla como "Sammy quillero" porque a pesar de su discapacidad visual es un destacado "disc-jockey" para quien su limitación no es un obstáculo, hoy es no solamente el rey de los picós (grandes equipos de amplificación) sino el rey infantil del Carnaval.

"Hoy es la fiesta de nosotros, los más pequeños y vinimos con nuestro alboroto a armar la fiesta", gritaba emocionado Sammy desde su minicarroza.

Más de 100,000 personas se apostaron a lo largo del recorrido para disfrutar del colorido de los disfraces y las comparsas que acompañaban a trece vehículos alegóricos, inspirados en las danzas del Carnaval de Barranquilla y 207 grupos folclóricos de diferentes lugares de la región Caribe.

"Yo prefiero traer a mis hijos al Carnaval de los Niños porque se pueden ver mejor los disfraces y las comparsas y ellos se divierten de una manera sana", manifestó a Efe Antenor Muñoz, un hombre joven que sobre sus hombros tenía a su niña de tres años.

Con un derroche de talento, creatividad, alegría y mucha diversión tanto para los asistentes como para los participantes, el Carnaval de los Niños renovó este año su propósito de seguir cultivando la semilla de estas fiestas populares en las nuevas generaciones de barranquilleros.

La mayoría de los menores participantes del desfile son integrantes de las diferentes Casas Distritales de Cultura de Barranquilla y otros municipios del departamento del Atlántico, quienes con gran maestría y talento artístico realzaban los ritmos folclóricos.

El Carnaval de Barranquilla, declarado Patrimonio Cultural de la Nación y Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad y que se llevará a cabo este año del 10 al 13 de febrero, apela a las organizaciones culturales promovidas en barrios populares e instituciones educativas para garantizar la salvaguardia de las fiestas populares.