•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El número de inmigrantes que murieron al cruzar la frontera de México a Estados Unidos aumentó en 2017 respecto al año anterior, a pesar de que atravesaron esa línea divisoria menos personas, informó hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En la rueda de prensa bisemanal de las Naciones Unidas en Ginebra, el portavoz de la OIM Joel Millman destacó que en 2017 se registraron un total de 412 fallecimientos en comparación con las 398 muertes contabilizadas en 2016 en esta zona.

Por contra, el número de detenciones efectuadas por los agentes de aduana estadounidense disminuyó un 44% en el último año.

Mientras que en 2017 la patrulla estadounidense documentó un total de 341,084 detenciones en la frontera sur de EEUU, en 2016 la cifra había alcanzado las 611,689 personas arrestadas.

"El aumento de muertes es especialmente preocupante teniendo en cuenta que muchos menos inmigrantes entraron a EEUU a través de su frontera con México en el último año", dijo el director del Centro de Análisis de Datos de Migración Global de la OIM, Frank Laczko.

Según la organización, a medida que las posibilidades de ser arrestados aumentan, los inmigrantes optan por rutas más remotas para evitar la detención.

Además, el organismo señaló que la exposición prolongada a condiciones extremas en la frontera, donde las temperaturas alcanzan los 40 grados, combinadas con la dificultad de asistir aquellos que se encuentran en áreas remotas, son las principales causas de muerte en esta zona fronteriza.

Millman también subrayó que la frontera con el estado de Texas (EEUU) es una de las zonas más preocupantes con un total de 191 muertes en 2017, lo que representa un 26% más que en 2016, cuando la cifra anual alcanzó los 151 decesos.

La oficina de la OIM en México atribuyó esta concentración de muertes en Texas a las fuertes lluvias que se precipitaron en la región a principios de año y que causaron un aumento del caudal del río Grande que dificultó el acceso a este estado.

Sin embargo, la OIM no encontró ninguna explicación para el aumento de muertes en el resto de estados limítrofes con México.

Estos datos fueron recopilados a través del Proyecto de Migrantes Desaparecidos de la OIM, que desde su creación en 2014, registró un total de 1,469 muertes en esta frontera, lo que, según Millman, implica alrededor de una defunción al día.

"Esta es una constante que no cambia independientemente de quien toma las decisiones en Washington o del número de personas que cruzan la frontera", lamentó el portavoz.

La OIM agregó que estas cifras podrían "subestimar" el número real de muertes, ya que los cuerpos policiales estadounidenses solo registran aquellos casos en los que sus agentes han intervenido, a la vez que la información está "muy fragmentada" ya que se debe recopilar de las autoridades locales.