•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un adolescente murió hoy durante un tiroteo en la comunidad de Maré, en la zona norte de Río de Janeiro, apenas unas horas después de que una niña de tres años falleciera en un intento de asalto cuando se encontraba con sus padres en un coche.

El adolescente, de 13 años de edad e identificado como Jeremías Moraes, fue alcanzado por una bala perdida durante un enfrentamiento entre policías y supuestos traficantes en la favela de Nueva Holanda, en Maré, y murió camino del hospital, según fuentes oficiales.

De acuerdo con declaraciones del mayor de la policía Militar Ivan Blaz al portal G1, el tiroteo se desató durante un operativo policial por el supuesto secuestro de algunos oficiales de policía por criminales de esa zona.

La operación, que se prolongó durante ocho horas, terminó con la captura de tres criminales y a la incautación de una granada y droga, entre otros.

La muerte de Jeremías se suma a la de Emilly, una niña de 3 años, que falleció por un disparo en la madrugada de hoy en un intento de asalto en el que también resultaron heridos sus padres.

El suceso, que se registró en la zona norte de la ciudad, inmersa en una grave ola de violencia, ocurrió cuando un grupo de delincuentes intentó robar el vehículo donde viajaba la familia, que acababa de salir de un establecimiento de comida rápida.

Ambos casos ejemplifican la grave crisis de seguridad que vive el estado de Río de Janeiro desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016.

Según Fuego Cruzado, una aplicación que ofrece un mapa de los enfrentamientos en Río y su zona metropolitana, solo en enero se registraron 688 tiroteos, lo que arroja una media de 22 por día, casi el doble de los contabilizados durante el mismo mes del año pasado.