•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Departamento de Defensa de Estados Unidos divulgó hoy un documento en el que se establecen nuevas medidas para evitar el acoso en las Fuerzas Armadas, que acercarán "un paso más" al Pentágono a su objetivo de eliminar este tipo de conductas en el cuerpo castrense.

"El acoso es fruto de un comportamiento continuado que no tiene cabida en nuestro lugar de trabajo. La política divulgada hoy nos acerca un paso más a la eliminación de este tipo de comportamientos", señaló el subsecretario de personal de la cartera de Defensa, Robert Wilkie, en un comunicado.

El documento pone el foco en la adopción de medidas preventivas para evitar que se produzcan este tipo de situaciones y aumenta la capacidad de responsabilizar a los mandos superiores, con el "objetivo de proteger" a los miembros del Ejército.

Asimismo, se establecerá una oficina para unificar las denuncias que responderá directamente al subsecretario de personal y que gestionará las alegaciones sobre casos de acoso sexual, discriminación e inclusión racial.

"Es un marco de trabajo para que el Ejército pueda hacer frente a todo tipo de comportamientos inapropiados, como chistes ofensivos, estereotipos o discriminación. Nadie debería sentirse intimidado, nadie debería sentir que no puede llevar a cabo su trabajo", explicó hoy la portavoz del Pentágono, Dana White, en una rueda de prensa.

En este sentido, en una conversación con periodistas presentes en el Pentágono, el secretario del Departamento de Defensa, James Mattis, aseveró que "en muchos aspectos" las Fuerzas Armadas son "un modelo" de respeto, si bien reconoció la necesidad de "adaptarse a los nuevos tiempos".

"No quiero que se pierda todo el sentido del humor en el Ejército, pero no creo que se deba denigrar a nadie", zanjó Mattis.