•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió el sábado reducir inmediatamente la tensión en Siria, después de que Israel bombardeara objetivos militares.

El líder de la organización "sigue de cerca la alarmante escalada militar en Siria y los alarmantes efectos secundarios en las fronteras", explicó su portavoz, Stephane Dujarric, en un comunicado.

Israel bombardeó este sábado objetivos militares en Siria, algunos de ellos supuestamente iraníes, después de que uno de sus aviones fuera derribado.

El ataque ocurrió después de que Israel dijera haber interceptado en su espacio aéreo un drone iraní.

Guterres "hace un llamamiento a todas las partes a reducir inmediatamente e incondicionalmente la violencia", precisó Dujarric en su nota.

Es la primera vez que las Fuerzas Armadas israelíes reconocen haber atacado blancos iraníes desde que empezó la guerra en Siria en 2011, donde Teherán, enemigo acérrimo de Israel, es aliado del régimen de Bashar al Asad.

El pueblo sirio está viviendo "uno de los periodos más violentos de los casi siete años de conflicto", apuntó la ONU.

"Sólo en la primera semana de febrero se registraron unas 1.000 víctimas civiles como consecuencia de los bombardeos", agregó.

Guterres urgió a alcanzar una solución política lo antes posible.

El embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, pidió al Consejo de Seguridad "condenar este peligroso acto y poner fin a las provocaciones iraníes".

Fuentes diplomáticas dijeron sin embargo que el principal órgano de Naciones Unidas no planea reunirse de urgencia para analizar la situación a pesar de la escalada de la tensión.

El Consejo tiene programado de antemano debatir la crisis siria el miércoles.