•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, lamentó el sábado las vidas "destrozadas" por acusaciones que podrían ser falsas, después de que dos de sus colaboradores de la Casa Blanca dimitieran por supuestos casos de violencia doméstica.

El gobierno de Trump ha sido criticado con dureza por su torpeza a la hora de manejar estas denuncias, que llegan en medio de un debate nacional sobre conductas sexuales inapropiadas y cómo deben de ser tratadas.

"Las vidas de algunos están siendo destrozadas y destruidas por una mera acusación", tuiteó Trump.

"Algunas son verdaderas y otras, falsas. Algunas son viejas y otras, nuevas. No hay recuperación para alguien acusado falsamente -la vida y la carrera se han ido. ¿Ya no existe eso del debido proceso?", prosiguió.Rob Porter, exsecretario de personal de la Casa Blanca.

El comentario del presidente, acusado también de abusos, llega después de que dimitiera el viernes el redactor de discursos de la Casa Blanca David Sorensen, incluso tras haber negado acusaciones de su esposa.

Y también tras la renuncia el miércoles del secretario de personal Rob Porter, después de que se hicieran públicas las denuncias por abuso de dos exesposas.

Trump no solo creyó la versión de Porter, sino que más tarde le agradeció "el muy buen trabajo" realizado en la Casa Blanca y le deseó "una maravillosa carrera" en el futuro.

El presidente ha respaldado a otros frente a denuncias por abuso o acoso, como a Roy Moore, el republicano de Alabama que perdió la carrera para llegar al Senado estadounidense.

Trump ha negado también vociferantemente su culpabilidad en al menos 19 casos en los que ha sido acusado de abuso o acoso sexual.

Las acusaciones de malas conductas sexuales han golpeado a una creciente lista de hombres influyentes en la política, los medios, la industria del entretenimiento y otros sectores desde octubre, cuando saltó el escándalo del magnate de Hollywood Harvey Weinsten.