•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un avión de línea rusa se estrelló ayer cerca de Moscú, tras despegar del aeropuerto de Domodedovo, en la capital rusa, provocando la muerte de las 71 personas que viajaban a bordo.

Las autoridades rusas indicaron que estudiaban todas las hipótesis como posibles causas, citando las condiciones climáticas, el factor humano o un posible problema técnico, pero no mencionaron la pista terrorista.

El avión, un birreactor Antonov An-148 de la compañía rusa Saratov Airlines, acababa de despegar rumbo a Orsk, en los Urales. Se estrelló a las 14H48 (11H28 GMT) en el distrito de Ramensky, al sureste de Moscú.Las televisiones rusas mostraban imágenes de los restos del avión diseminados sobre los campos nevados.

“65 pasajeros y seis miembros de la tripulación se encontraban a bordo del aparato, y todos murieron”, anunció la sección de la fiscalía especializada en transportes en un comunicado.

En la lista de fallecidos publicada por las autoridades figuran tres niños.

La ruta que conduce al lugar del accidente estaba bloqueada la noche de este domingo, constataron periodistas de la AFP en el lugar. Los alrededores estaban cubiertos de una intensa capa de nieve, que seguía cayendo.

Para acceder al lugar, los empleados del Ministerio de Situaciones de Emergencia tuvieron que emplear motos de nieve y drones para explorar la zona.En la lista de fallecidos publicada por las autoridades figuran tres niños.

A pesar de que la nieve complicaba la búsqueda de cuerpos y restos del aparato, dispersados en un amplio radio, un responsable regional de dicho ministerio citado por las agencias rusas, Serguei Polietyjin, indicó que “se encontró una caja negra en el lugar del accidente”.

“Más de 400 personas y alrededor de 70 vehículos de socorro están en el lugar del accidente” para realizar las búsquedas, que continuarán toda la noche, según el Ministerio de Situaciones de Emergencia.

Los restos mortales están en tal estado que “será necesario un examen genético” para poder identificar a las víctimas, indicó el ministro de transportes ruso, Maxim Sokolov, quien precisó que eso podría “llevar entre dos y tres meses”.

Onda expansiva

“Sentí una onda expansiva”, declaró a la AFP María, una habitante de Nikitskoye, la localidad en la que cayó el aparato. “Los vidrios temblaron”, añadió.

El Comité de Investigación ruso anunció que se abrieron formalmente indagaciones para identificar posibles violaciones de las reglas de seguridad. “Se estudian todas las versiones posibles de la catástrofe, sobre todo las situaciones climáticas, el factor humano o el estado técnico del avión”, aseguró.

El presidente ruso, Vladimir Putin, presentó sus condolencias a los allegados a las víctimas y anuló un viaje previsto el lunes a Sochi (sur), donde tenía previsto recibir al presidente palestino Mahmud Abás, indicó el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, citado por las agencias rusas. La entrevista se realizará en Moscú.

Las televisiones rusas mostraban imágenes de los restos del avión diseminados sobre los campos nevados.

En el aeropuerto de Domodedovo, el segundo de la capital rusa por circulación de pasajeros, se abrió un centro de crisis, al igual que en el aeropuerto de Orsk.

La mayoría de los pasajeros procedía de la región de Oremburgo, de la que Orsk es la segunda ciudad.

El Antonov-148 estaba en servicio desde 2010, precisó Saratov Airlines en un comunicado.

Con base en Saratov (Volga), Saratov Airlines utiliza esencialmente aviones Antonov o Yakovlev. Esta compañía, que no había estado implicada en un accidente mortal desde el fin de la URSS en 1991, tiene como destinos fundamentalmente ciudades de provincia rusas, así como capitales del Cáucaso.