•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una treintena de personas heridas en la explosión ocurrida el sábado en Oruro (oeste), durante el festejo del carnaval, permanecen ingresadas en hospitales de esa ciudad y de La Paz, informó hoy una fuente oficial.

De las 40 personas heridas en la explosión, 23 se recuperan aún en distintos hospitales de Oruro, mientras que otras nueve fueron trasladadas a La Paz para recibir atención especializada, sobre todo en oftalmología, dijo a la radio estatal el director general de Servicios de Salud, Rodolfo Rocabado.

A los nueve transferidos a La Paz se les ha realizado durante esta jornada "todas las valoraciones para que se les someta posteriormente a intervenciones porque el diagnóstico que se tiene es más que todo de tipo de trauma ocular abierto", indicó Rocabado.

Entretanto, los 23 heridos que permanecen en Oruro presentan en su mayoría heridas por esquirlas y "su evolución es favorable".

El funcionario ratificó que en el suceso "se ha tenido que lamentar el fallecimiento de ocho personas", cuatro adultos y cuatro menores de edad.

La explosión, con una onda de unos cincuenta metros, se produjo el sábado, tras el derrame accidental de aceite de una sartén que calentó la manguera de una garrafa de gas y provocó una fuga, en un puesto de comida instalado en la calle en Oruro, de unos 285.000 habitantes, según los reportes policiales preliminares.

El suceso ocurrió cerca del desfile del Carnaval en la ciudad, aunque los fallecidos y heridos se encontraban en el mercado ambulante, no en el recorrido de las comparsas.

La tragedia se produjo en el día grande del Carnaval de Oruro, declarado Patrimonio de la Humanidad y que es uno de los más multitudinarios de Suramérica, ya que se esperaba que congregara a más de 450.000 personas en la ciudad.

"El hecho de que había en el entorno muchos fierros, botellas, plástico, ha hecho que esto se agrave porque eso se ha convertido en esquirlas que han provocado las lesiones. Eso es algo preocupante", señaló Rocabado.

Indicó que el Ministerio de Salud, del que depende su oficina, cubrirá los gastos para la recuperación de los heridos, "tanto en La Paz como en Oruro".

Por su parte, la Alcaldía de Oruro dotará los ataúdes y los espacios correspondientes en el cementerio para el entierro de los ocho fallecidos, que pertenecían a una misma familia, anunció hoy la secretaria municipal de Desarrollo Humano, Ketty Vallejos, según la agencia estatal ABI.