•  |
  •  |
  • AFP

Tras finalizar la V Cumbre de las Américas en Puerto España, Trinidad y Tobago, el presidente Barack Obama admitió que medio siglo de políticas estadounidenses sobre Cuba "no han funcionado", pero afirmó que no habrá cambios rápidos. Esas políticas de Washington ante Cuba "no han funcionado como nosotros deseábamos" ya que el "pueblo cubano no es libre", reconoció Obama.

"Temas como los de los prisioneros políticos, libertad de expresión y democracia son importantes, y no pueden ser puestos de lado", explicó el presidente estadounidense, dando a entender que espera acciones de La Habana en ese sentido. Cuba y Venezuela, lo mismo que Estados Unidos, deben mostrar "no simples palabras, sino también hechos" si quieren mejorar sus relaciones, afirmó asimismo Obama.

Aunque destacó "signos positivos" en las relaciones de Washington con los dos países latinoamericanos detractores de la política estadounidense, Obama subrayó que estas señales deben ser respaldadas por acciones. "La prueba para todos nosotros no son simples palabras, sino también hechos", pidió Obama a La Habana y Caracas.

Estas palabras del presidente de Estados Unidos enfriaron las expectativas de un cambio espectacular en las relaciones entre Washington, de un lado, y La Habana y Caracas, del otro, alimentadas por los gestos conciliadores de los últimos días realizados por los tres países.