•  |
  •  |
  • END

TEGUCIGALPA / AFP

La Cumbre de las Américas que finalizó en Trinidad y Tobago ha significado el comienzo de “un nuevo camino histórico” entre Estados Unidos y Latinoamérica, destacó este domingo el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, al regresar de Puerto España.

“Considero que la política de Estados Unidos y de Latinoamérica ha comenzado un nuevo camino de aproximación y de profunda decisión de respeto mutuo”, precisó el mandatario en rueda de prensa acerca del encuentro continental.

La cumbre estuvo caracterizada por un fraternal encuentro entre los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Venezuela, Hugo Chávez. Un tono cordial que se repitió con los dirigentes de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), incluyendo a Zelaya.

“La Cumbre es el inicio de una nueva era en América, en la cual el símbolo es el diálogo, el respeto, la concertación, los consensos, la búsqueda de mejores condiciones para nuestras sociedades”, añadió Zelaya.

Manifestó que uno de los temas que se espera que trajera “más contradicciones era el de Cuba ,y el propio presidente Obama expresó, en el primer día, vengo a hablar sobre el futuro de América, no sobre lo que ha pasado y quiero asumir las cosas de hoy en adelante”.

“Prácticamente, esas palabras que dio en su discurso inaugural iniciaron una nueva era de relaciones. Eso es muy satisfactorio para nosotros, aun para los países que hemos estado, de alguna forma, cuestionando las políticas tradicionales de la Administración anterior”, subrayó.

“El presidente Obama ha venido a abrir una puerta en el sentido de reconocer no sólo las asimetrías que existen, sino homologar las grandes potencias con los países en vías de desarrollo, y significa la posibilidad de discusión de temas de debates para enfrentar en formas más coordinadas para responder a la crisis económicas y a la crisis ambiental”, enfatizó.