•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un joven problemático, que había estado en tratamiento siquiátrico y que alardeaba en el instituto de poseer armas. Así es como comienza a emerger la identidad de Nikolas Cruz, de 19 años, el sospechoso de la matanza en un colegio de Parkland (sureste de Florida), en la que murieron 17 personas, la mayoría estudiantes.

Jim Gard, profesor de Matemáticas del instituto Marjory Stoneman Douglas, donde se produjo el tiroteo, dijo que el curso pasado le fue prohibido a Cruz acceder al recinto colegial con mochila.

“Hubo problemas con él y amenazó a los estudiantes, por lo que se le pidió que abandonara el campus”, comentó Gard al diario The Miami Herald.

Otros estudiantes relataron a diferentes medios que el presunto autor del tiroteo alardeaba de tener armas en casa y bromeaba con la idea de que “iba a disparar en la escuela”, como así sucedió este miércoles.

Conocidos de Cruz comentaron que habían cortado las relaciones con él por los extraños comentarios que subía a Instagram, en los que traslucía su gusto por disparar a los animales y mostraba fascinación por las armas.

Tratamiento siquiátrico

Un tipo “extraño” es uno de los calificativos más usados por los estudiantes de bachillerato del colegio que conocieron a Cruz, quien había recibido tratamiento siquiátrico en una clínica de problemas mentales, pero luego dejó de ir.

Dakota Mutchler, una estudiante de 17 años que asistió a la escuela con Cruz, dijo que “había algo desagradable en él” y que al pasar a la secundaria comenzó “a volverse un poco más raro”, hasta el punto que llegó incluso a vender cuchillos que extraía de su fiambrera.Una mujer llora durante una vigilia de oración por las víctimas.

Vecinos de Cruz señalaron al diario Sun-Sentinel que habían tenido que llamar en varias ocasiones a la Policía por incidentes con el joven, algunos de ellos relacionados con disparos a pollos.

Sobre el joven exalumno de este instituto pesan ahora 17 cargos de asesinato premeditado, uno por cada persona muerta en el tiroteo que se produjo unos 20 minutos antes de la conclusión de la jornada escolar.

Con un rifle de asalto

Según información del citado rotativo, Cruz entró en las instalaciones alrededor de las 14:40 hora local (y abrió fuego indiscriminadamente con un rifle de asalto AR-15, causando 17 muertos y unos 15 heridos, 5 de los cuales permanecen en estado crítico en los hospitales  Broward Health North y Broward Health Medical Center.

Cruz ingresó a primera hora de la mañana de ayer en la cárcel del condado de Broward, al norte de Miami, en donde se encuentra el instituto.

La Policía indicó que Cruz llevaba puesta una máscara antigás y portaba granadas de humos y múltiples cargadores cuando abrió fuego en el instituto, en la que es ya la mayor matanza en un colegio en Estados Unidos desde la masacre de Newton, en Connecticut, en la que murió un total de 28 personas, entre ellas 20 niños.

La investigación apunta a que el joven expulsado del instituto, el año pasado tras una pelea con la nueva pareja de su exnovia, activó las alertas de incendio con granadas de humo, y cuando sus antiguos compañeros salieron de las aulas, comenzó a disparar con un arma, según medios locales.

Cruz regresó al colegio movido por el ansia de “venganza”, según señaló el alguacil del condado de Broward, Scott Israel. El padre adoptivo de Cruz falleció hace unos años y su madre, la única persona con una relación estrecha con el chico, murió en fechas próximas al Día de Acción de Gracias, en noviembre pasado, recogieron medios. 

FBI recibió una alerta

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) fue alertada hace cinco meses de que una persona que se hacía llamar Nikolas Cruz, autor de la masacre que acabó este miércoles con la vida de 17 personas en Florida (EE. UU.), dijo en YouTube que quería convertirse en un “tiroteador escolar profesional”. El agente del FBI encargado de la oficina en Miami, Rob Lasky, dijo ayer que en septiembre pasado investigaron una denuncia sobre un comentario publicado en una cuenta de YouTube de un usuario en Misisipi, en la que se amenazaba con disparar en una escuela, sin mayores detalles.

Fiscal Sessions: “Algo peligroso y dañino”

Precaución • En Washington, el fiscal general de EE. UU., Jeff Sessions, reconoció ayer que “algo peligroso y dañino” ocurre en su país con los tiroteos y prometió tomar medidas para que las personas con problemas mentales no puedan cometer tiroteos como el ocurrido ayer.

“No podemos negar que algo peligroso y dañino está pasando en nuestro país”, dijo Sessions en un discurso durante una reunión con los sheriffs de EE. UU., celebrada en Washington.
El titular de Justicia se hizo eco de las declaraciones efectuadas ayer por el presidente de EE. UU., Donald Trump, en Twitter, donde aseguró que el sospechoso del ataque, identificado como Nikolas Cruz, estaba mentalmente desequilibrado.

“Debemos de estudiar la intersección entre la salud mental y estos sucesos, para parar a la gente antes de que cometan estos crímenes. Muchas veces han dado señales anteriormente, y debemos estar de acuerdo en que, en muchos casos, no hemos sido eficaces al intervenir”, afirmó Sessions.
“Tenemos que revertir las tendencias que estamos viendo en estos tiroteos”, añadió.

Cinco heridos permanecen en estado crítico

Graves • Cinco de los heridos del tiroteo de este miércoles en la escuela de secundaria de Parkland (Florida, EE. UU.), donde fallecieron 17 personas, permanecen en estado crítico, indicaron ayer a Efe fuentes hospitalarias.

De la quincena de heridos que fueron trasladados desde el instituto Marjory Stoneman Douglas a los hospitales Broward Health North y Broward Health Medical Center, dos fallecieron, cinco se encuentran en estado crítico, tres estables y el resto evolucionan favorablemente.

Un portavoz del hospital Broward Health North indicó que se ha reunido a los familiares de las víctimas en un hotel cercano, así como en zonas destinadas para ellos en ambos centros médicos, donde les acompañan pastores y rabinos.