•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un mar de pañuelos verdes fue agitado por miles de manos el lunes durante un colorido, ruidoso y juvenil mitin frente al Congreso de Argentina en el marco de una campaña por el aborto legal, gratuito y seguro.

El momento del "Pañuelazo", como lo bautizaron los organizadores, fue la culminación de una jornada que al mediodía alcanzó otro clímax con el "Tuitazo" del hashtag #AbortoLegalYa.

El "Tuitazo" fue tendencia dominante en las redes sociales, según los organizadores.

"Los congresistas deben cambiar la legislación en forma urgente. Hay más de 500.000 abortos clandestinos anuales y más de 60.000 de ellos con complicaciones", dijo a la AFP Martha Rosenberg, una de las líderes de la convocatoria.

Psicoanalista de profesión y legendaria pionera por los derechos de la mujer, Rosenberg dijo que "el proyecto de ley para el aborto está 'cajoneado' y demorado (en el parlamento) desde hace 12 años".

En Argentina, la interrupción del embarazo es sólo admitida en caso de violación o cuando hay peligro de vida para la mujer.

"Proponemos una iniciativa de ley de aborto voluntario en las primeras 14 semanas de gestación ¿Cuántas mujeres más tienen que morir o sufrir secuelas por abortos clandestinos?", inquirió en medio de la muchedumbre que blandía cartelones y banderas alusivas.

Mientras una comparsa hacía tronar tambores, jóvenes con el emblemático pañuelo verde pintado en el rostro aplaudían a los oradores y gritaban a coro: "¡Si queremos, abortemos!".

"He abortado y después de abortar fui mamá. Que no nos vengan a decir que somos asesinas. En los países que lo legalizan, baja la tasa de aborto", dijo a la AFP la diputada opositora Araceli Ferreira, quien dejó su despacho en el parlamento para apoyar la movilización.

Ferreira agregó: "Las mujeres no somos incubadoras, no estamos obligadas a tener embarazos no deseados".

Un fallo de la Corte Suprema de 2012 amplió la perspectiva al ordenar que en los casos de abortos no punibles sea innecesario recurrir a un juez para que se autorice el procedimiento. Organismos defensores de derechos humanos y feministas respaldaron aquella medida del tribunal.

Camino al 8M

"Hay un montón de chicas que abortan en lugares clandestinos y muchas mueren", dijo indignada a la AFP Aylen Raña, de 19 años, estudiante de Psicología.

La próxima convocatoria callejera será el 8 de marzo, por el paro internacional de mujeres. El popular movimiento "Ni una Menos", contra la violencia de género y a favor de los derechos laborales de la mujer, llama a marchar ese día hacia la Casa de Gobierno.

"El 'Pañuelazo' y el 'Tuitazo' se conectan con el 8M, que será otra jornada en defensa de los derechos femeninos", dijo Rosenberg. El 8M, Día Internacional de la Mujer, hay manifestaciones y demandas de género en más de 50 países.

Laura Marrone, una docente de 65 años, dijo a la AFP que el de las mujeres "es el único movimiento internacionalista del siglo XXI".

"No sólo tenemos en cuenta las muertes que causan los abortos clandestinos, sino los casos de mutilaciones del aparato reproductivo, lesionado por un aborto mal hecho y en condiciones inseguras", añadió Marrone.

A su lado, una médica clínica que se identificó como Ángeles, de 56 años, dijo que en el hospital comunal en el que trabaja "se acompaña a las mujeres" cuando "deciden continuar con el embarazo".

Pero también lo hacen con el suministro de medicación, aclaró, cuando "deciden interrumpir" el proceso de gestación a consecuencia de una violación o de peligro para la salud física y psíquica, según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).