•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de Colombia se incautaron de dos toneladas de cocaína y abatieron a un cabecilla de la principal banda narcotraficante del país en sendas operaciones, informó este martes el ministerio de Defensa.

El Clan del Golfo había escondido la droga en canecas enterradas "en una zona boscosa" en la localidad caribeña de Orihueca, en el departamento de Magdalena, "con el propósito de almacenarla para luego enviarla al exterior", dijo a la prensa el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

El Clan del Golfo, surgido de remanentes de paramilitares de ultraderecha desmovilizados en 2006, se ha reducido de un ejército de 4.000 miembros a unos 1.100 tras una ofensiva lanzada por el gobierno en 2015, según cálculos oficiales.

La banda está liderada por Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, el hombre más buscado de Colombia y por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares.

"Otoniel" anunció en septiembre la intención del Clan del Golfo, también dedicada a la minería ilegal, de rendirse ante las autoridades.

Las fuerzas armadas además dieron de baja a Félix Ibargüen, alias Cobra 5, en enfrentamientos en Riosucio, en el selvático departamento de Chocó, fronterizo con Panamá.

Ibargüen "tenía una trayectoria de veinte años en el crimen, en distintas organizaciones al margen de la ley, desde el bloque Elmer Cárdenas de las (paramilitares) Autodefensas, hasta ser el jefe del Darién para el Clan del Golfo", apuntó Villegas.

Respondía directamente a "Otoniel" y tenía bajo su mando a unos 250 hombres que han sembrado el horror en esa convulsa región, según las autoridades, que también se incautaron dos ametralladoras, fusiles, pistolas y escopetas.

Colombia es el principal cultivador mundial de hoja de coca, materia prima de la cocaína, y también el mayor productor de este tipo de droga, según la ONU.