•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos de locales de comida rápida de la cadena KFC seguían cerrados este martes en el Reino Unido por la falta de pollo, un problema de distribución que va a obligar a muchos restaurantes de la marca a permanecer cerrados toda la semana.

Cerca de 450 de los 900 locales de la cadena seguían cerrados el martes después de que la empresa DHL que despacha los pollos sufriera "problemas operacionales".

"Cada día hay más despachos hechos", dijo un portavoz de KFC. "Sin embargo, esperamos que la perturbación siga afectando a algunos locales en lo que queda de la semana, lo que implica que algunos van a estar cerrados y otros van a operar con un menú reducido o durante menos horas", agregó.

La crisis comenzó el fin de semana después de que recientemente KFC comenzara a trabajar con DHL para la entrega de la materia prima. Entonces, la cadena tuvo que cerrar 700 locales.

"Hemos adoptado un nuevo socio para las entregas pero hemos tenido un par de problemas iniciales para despachar pollo fresco a 900 restaurantes en todo el país, algo muy complejo", dijo KFC.

"Sabemos que esto puede haber causado inconvenientes a algunos de ustedes en los últimos días y que los puede haber decepcionado cuando querían su menú de pollo frito", agregó la empresa.

La policía de Londres se pronunció sobre el tema, después de recibir varias consultas de ciudadanos ansiosos.

"Por favor, no nos escriban a nosotros por la KFCcrisis, no es un problema de la policía si su restaurante favorito no está sirviendo el menú que usted desea", sentenció la autoridad.

El director gerente de ventas al por menos de DHL, John Boulter, dijo que la firma de repartos está trabajando "para volver a los niveles normales lo antes posible".

"Estamos estudiando las razones de esta interrupción no prevista de este complejo servicio", agregó, sin dar más detalles.