•  |
  •  |
  • AFP

Una mujer emplazó al presidente Fernando Lugo a reconocer en 24 horas la paternidad de un niño de seis años, so pena de denunciarlo por filiación, según informó hoy la demandante, Benigna Leguizamón. Este caso se suma al escándalo producido hace una semana cuando el jefe de Estado admitió ser el padre de una criatura de dos años, de nombre Guillermo Armindo, tras ser compelido por la madre a hacerlo.

Ese niño fue concebido con Viviana Rosalith Carrillo, de 26 años, cuando Lugo se desempeñaba todavía como obispo católico de la diocesis de San Pedro, el más pobre del país. Un comunicado de la presidencia divulgado hoy señaló que el presidente "hablará con la verdad" sin reconocer ni desmentir la nueva paternidad reclamada, esta vez por Benigna Leguizamón, una joven de 27 años. Asimismo, en el texto señalan que "un equipo encabezado por el abogado Marco Fariña se ocupará de atender los aspectos jurídicos y los requerimientos de la prensa" sobre la nueva denuncia.

Benigna, acompañada de su hijo, dijo a periodistas que si Lugo no reconoce como padre a su niño de seis años, exigirá que se realice la prueba de ADN por vía judicial. Tres ministras del gabinete de Lugo, Gloria Rubín, Liz Torres y Esperanza Martínez pidieron al mandatario asumir "una postura clara" sobre estos asuntos que conciernen a su vida privada, objeto del escarnio y la burla de un gran sector de la opinión pública.