•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Justicia argentina condenó hoy a cadena perpetua al hombre que asesinó a dos mujeres de 14 y 26 años, halladas sin vida y con signos de violencia sexual en mayo de 2016 en un inmueble de la zona oeste del cinturón metropolitano de Buenos Aires.

El Tribunal Oral Criminal 3 de La Matanza, el departamento bonaerense en el que fueron asesinadas las jóvenes, consideró a Cristian Héctor Perrone, de 45 años, culpable de homicidio agravado por el vínculo, abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte y robo simple.

Florencia Ayelén Mariezcurrena, de 14 años, y María Soledad Ramos, de 26, fueron encontradas estranguladas en un inmueble de la localidad de Ramos Mejía en el que Perrone trabajaba como vigilante.

Tras cometer el doble feminicidio, trató de escapar pero la Policía lo encontró en una localidad de la provincia argentina de La Pampa (centro) mientras hacía auto stop, solo y con un mochila como equipaje, con la intención de desplazarse aún más al sur de la región.

Según reveló la agencia estatal Télam, una de las pruebas más importantes contra Perrone -quien en 1999 había salido de prisión tras cumplir condena por tentativa de homicidio y hurto calificado- es que se encontró su semen en un preservativo usado y ensangrentado que estaba en el lugar del crimen, a lo que se une que varios testigos lo vieron salir de allí tras cometer los asesinatos.

Durante el juicio, una perito aseguró que el ADN de Perrone fue hallado en ambas víctimas y un médico explicó que las víctimas murieron por "sofocación" y que Mariezcurrena fue violada.

Al pronunciar sus últimas palabras, Perrone pidió "disculpas" a las familias de las jóvenes y dijo sentirse "apenado por lo que pasó", lo que chocó con la estrategia de su defensa, que había pedido su absolución.