•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un centenar de estudiantes de Parkland exigieron este miércoles un mayor control en la venta de armas en Estados Unidos, en su primer encuentro con legisladores estadales tras la masacre que dejó 17 muertos en su escuela secundaria en Florida.

"Nadie debería pasar nunca por lo que nosotros pasamos", dijo una de las estudiantes, Sofie Whitney, a los legisladores locales en la capital de Florida, Tallahassee.

El miércoles tenían lugar manifestaciones espontáneas en escuelas de todo el país, particularmente en Florida. Foto: AFP/END

"Diecisiete compañeros y profesores fueron asesinados por un monstruo mentalmente inestable, algo que fácilmente se podría haber evitado si hubiese habido un control de antecedentes adecuado y un examen de salud mental", añadió.

Vitoreados por manifestantes y con el apoyo de estudiantes de todo el país, los sobrevivientes del tiroteo de hace una semana en la escuela Marjory Stoneman Douglas salieron el martes de Parkland, una pequeña ciudad vecina a Miami, hacia la capital en el extremo norte de Florida, para sostener sus primeras reuniones políticas.

Con su mensaje #NeverAgain (nunca más), han concitado atención nacional y, en el camino, cosecharon su primer éxito. El presidente Donald Trump propuso el martes prohibir un dispositivo llamado "bump stock" que permite que los rifles semiautomáticos disparen ráfagas similares a los de metralla. Fue utilizado en 2017 en Las Vegas para masacrar a 58 personas.

"Este movimiento creado por estudiantes está basado en la emoción", dijo otro estudiante, Delaney Tarr, diciendo que sabe que los jóvenes están siendo "un poco demasiado agresivos".

Pero "esa es nuestra fortaleza. La única razón por la que hemos llegado tan lejos es porque no tenemos miedo de perder dinero", dijo refiriéndose a que no están atados a un lobby ni persiguen una elección.

Los llamados "chicos de Parkland" organizan una "Marcha por nuestras vidas" el 24 de marzo en Washington -inspirada en la "Marcha de las mujeres" del año pasado-, que suma donaciones de George Clooney, Oprah Winfrey y Steven Spielberg, entre otros.

El miércoles tenían lugar manifestaciones espontáneas en escuelas de todo el país, particularmente en Florida. Foto: AFP/END

Además, el miércoles tenían lugar manifestaciones espontáneas en escuelas de todo el país, particularmente en Florida, en solidaridad con las víctimas de Parkland y pidiendo se prohíba la libre venta de fusiles semiautomáticos como el AR-15, que ha sido el instrumento de varias masacres.

- Trump hace concesiones -

Trump, partidario incondicional del derecho a portar armas garantizado por la Constitución, hizo algunas concesiones frente a la emoción en el país y el efecto mediático de la movilización de los jóvenes.

También instó a demócratas y republicanos a que "refuercen los controles de antecedentes" de los compradores de armas. Actualmente hay grandes vacíos legales que permiten que delincuentes o personas con problemas de salud mental compren armas legalmente.

Estos cambios son modestos si se toma en cuenta que los estadounidenses tienen 300 millones de armas de fuego. Pero muestran una inflexión en la lealtad jurada por el presidente a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso lobby pro-armas que pagó 30 millones de dólares a la campaña presidencial de Trump.

El tiroteo en Parkland es el peor que ocurre en una institución educativa desde la matanza en la escuela primaria Sandy Hook a fines de 2012. Allí murieron 20 niños pequeños y seis adultos.

Pero estas tragedias, frecuentes en Estados Unidos, no han generado hasta ahora un cambio en la legislación.

El miércoles tenían lugar manifestaciones espontáneas en escuelas de todo el país, particularmente en Florida. Foto: AFP/END

Los estudiantes de Parkland pasaron la mañana del miércoles dialogando con parlamentarios en Florida, uno de los estados del país con menos restricciones en la venta de armas.

Señal de la resistencia al cambio, la cámara de Representantes de Florida rechazó el martes una propuesta de ley que prohibiría la venta de fusiles semiautomáticos y de cargadores de gran capacidad. Imágenes del momento muestran a los estudiantes romper en llanto en el edificio de la cámara.

No obstante, según un sondeo, dos tercios de los estadounidenses apoyan un mayor control en la venta de armas.