•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Autoridades de Puerto Rico advirtieron hoy que la zona donde está ubicada la represa de Guajataca, en el noreste de la isla y que estuvo a punto de ceder por una fisura tras el paso del huracán María, puede sufrir cortes de agua o bajas de presión si siguen escaseando las lluvias.

En un comunicado, el titular de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, Elí Díaz, reveló que desde hace varias semanas han "estado trabajando un plan de emergencia para la extracción y suplido de agua proveniente de la represa".

Díaz detalló que, desde hace varios meses, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (USACE, en inglés) ha estado controlando los niveles de la presa para poder entrar a realizar las mejoras necesarias para garantizar su estabilidad.

Por esta razón, y anticipando que estará operando con niveles más bajos que los normales, se han estado realizando ajustes operacionales para "extraer lo mínimo necesario, sin afectar a los clientes".

Asimismo, expresó que, recientemente, se llegó a un acuerdo con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) para bajar por un metro adicional los niveles de extracción permitidos, siempre y cuando en la represa se mantengan niveles de oxígeno adecuados.

"Dado ese aumento en el nivel de extracción, estamos trabajando con los alcaldes de todos los municipios, que se pudieran verse afectados, para diseñar un plan de ajustes operacionales, en caso de que no veamos un aumento en precipitación en el área de la represa", agregó.

"Una vez este plan sea finalizado y aceptado por los municipios, el DRNA, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) como dueño de la represa y que sea discutido con el Cuerpo de Ingenieros, quienes actualmente trabajan la estabilización de ésta y el bombeo de aguas a los canales de riego de la AEE, estaremos informándolo a la comunidad y a los medios de comunicación", añadió.

La presa sufrió una rotura tras el paso del huracán María, el pasado mes de septiembre, y varios habitantes del área fueron desalojados de la zona por temor a un desbordamiento y a que la misma cediera por el exceso de agua tras el ciclón.