•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Corte Suprema de Justicia de Perú recibió hoy el expediente y la documentación para solicitar a Estados Unidos la extradición del expresidente Alejandro Toledo por presuntamente haber recibido sobornos por valor de 20 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht, informó el Poder Judicial.

La sala penal permanente de la Corte Suprema tiene quince días para convocar una audiencia en la que evaluará los motivos y la conveniencia de la solicitud, que deberá aprobar o remitir de nuevo al juez para que subsane eventuales observaciones.

El requerimiento es del magistrado Richard Concepción, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, quien ya dictó hace un año una orden de captura contra Toledo y su inmediato ingreso en prisión preventiva por 18 meses mientras se le investiga por presunto lavado de activos, colusión y tráfico de influencias.

El excongresista Heriberto Jiménez, abogado de Toledo, denunció hoy en la red social Twitter que el pedido de extradición tiene una "motivación política y está gestionado por un juez sin competencia legal" para hacerlo.

Jiménez afirmó que los delitos imputados ya prescribieron y el requerimiento de prisión preventiva es "arbitrario" por basarse en los testimonios de colaboradores de la Justicia peruana que se acogieron a las delaciones premiadas como el exdirector de Odebrecht Perú, Jorge Barata. No obstante, el juez sostuvo en su resolución que ninguno de los delitos ha prescrito y consideró que existen suficientes indicios para probar la corrupción que se le atribuye a Toledo.

Según las investigaciones realizadas por la Fiscalía, Toledo recibió 20 millones de dólares de Odebrecht a cambio de beneficiarla en la adjudicación de los tramos 2 y 3 de la carretera interoceánica del sur, que atraviesa el territorio peruano desde la costa del océano Pacífico hasta su frontera con Bolivia y Brasil

Los pagos ilícitos fueron depositados en cuentas bancarias de empresas "offshore", ubicadas en paraísos fiscales, propiedad del empresario israelí Yosef Maiman, amigo personal de Toledo.

Esos fondos fueron supuestamente traspasados a la empresa Ecoteva, fundada en 2012 en Costa Rica por la suegra de Toledo, Eva Fernenbug, para pagar las hipotecas de las casas del expresidente en Lima y en el balneario norteño de Punta Sal, además de otra casa y una oficina en Lima por valor cercano a los 5 millones de dólares, en negociaciones en las que supuestamente el exmandatario intervino.

Aunque la orden de captura fue emitida hace un año, Toledo continúa residiendo en California (Estados Unidos) sin que su detención se haya efectuado por las autoridades en ese país.

El expresidente, que gobernó Perú entre 2001 y 2006, es una de las figuras de la primera plana política de Perú más afectadas por el caso Odebrecht, el mayor escándalo de corrupción de Latinoamérica, por los sobornos pagados en el país entre 2005 y 2014.