•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con masivas concentraciones y marchas, organizaciones civiles demandaron este miércoles al presidente boliviano Evo Morales que renuncie a su decisión de postularse a un cuarto mandato, mientras sectores oficialistas le ratificaron su apoyo, en un reflejo de la polarización política que vive el país.

Morales está decidido a repostularse para las elecciones de diciembre de 2019, para el período 2020-2025, tras recibir luz verde del Tribunal Constitucional, a pesar de que un referendo le negó esa posibilidad y de que contradice a la Constitución.

En una masiva concentración en Santa Cruz, región motora del desarrollo nacional, el dirigente civil Fernando Cuéllar llamó a Morales a que "recapacite, aún está a tiempo, la decisión de renunciar a la repostulación para las elecciones de 2019 es suya".

Con similar consigna se desarrollaron en otras ciudades del país masivas manifestaciones, en el cierre de una jornada caracterizada por mítines y corte de vías, por parte de los vecinos, sin que se hayan registrado incidentes mayores.

Sede de los poderes ejecutivo y legislativo, La Paz, bolsón electoral de Morales, reivindicó en un cabildo de miles de personas "su derecho de vivir en democracia".

En El Alto, ciudad vecina de La Paz y otrora nicho electoral oficialista, el líder centrista Samuel Doria Medina encabezó una masiva marcha en el que exigió "respeto al voto" del referendo que en 2016 negó al mandatario izquierdista la posibilidad de una nueva postulación.

En una evaluación del paro convocado por la oposición, el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, dijo en rueda de prensa que "no ha alcanzado la presencia masiva de ciudadanos ni el impacto suficiente como paralizar las actividades productivas, de servicios y comerciales".

En un acto masivo en una zona rural en Santa Cruz, el presidente Morales se manifestó "sorprendido" porque ante "tantas ofensas, tantas humillaciones, tantas mentiras (de la oposición), los hermanos (de las organizaciones afines al gobierno) sigan movilizados para continuar con nuestro proceso".

"Vamos a defender este proceso"

El gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) organizó también masivas concentraciones en la noche del martes en Santa Cruz y este miércoles en La Paz y Cochabamba en apoyo a la candidatura de Morales.

"Nosotros vamos a defender este proceso, nos vamos a gobernar entre nosotros, no nos puede gobernar el Fondo Monetario Internacional", dijo el ministro de Desarrollo Rural, el aymara Eugenio Rojas, durante una concentración en La Paz.

Morales, quien también es aymara, llegó al poder en 2006 con 54% de los votos, y revalidó su mandato dos veces (2010-2015 y 2015-2020) con arrolladoras votaciones.

Sin embargo, un sondeo reciente del diario Página Siete, al que el gobierno tilda de opositor, dijo que la popularidad de Morales cayó a 22%.

Para los dos últimos comicios, el gobierno consiguió, con ayuda de los tribunales de justicia, interpretaciones legales para que Morales pudiera volver a postularse, a pesar de que la oposición cuestionó su legalidad.

La indulgencia que "perdió Maduro"

"Morales aún goza de cierta indulgencia internacional, que ya la perdió (el mandatario venezolano Nicolás) Maduro, por el uso de la fuerza para neutralizar movimientos contestatarios", dijo a la AFP el analista político Jorge Lazarte.

Empero, el experto no descartó que sectores duros del gobierno opten por presionar para mantenerse en el poder y utilizar a policías y militares para reprimir las manifestaciones de la oposición.

"Está en manos de Evo Morales decidir qué hacer: preservar su legado, dejando su aspiración de repostulación, o continuar (en el gobierno) con un elevado costo" político, expresó Lazarte.