•   Belgrado, Serbia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un antiguo soldado yugoslavo, ciudadano de Montenegro, murió ayer al atacar con una granada el recinto de la embajada de Estados Unidos en Podgorica, informaron las autoridades montenegrinas, que por el momento excluyen que se trate de un atentado terrorista. Aparte de su autor, el ataque no causó ninguna víctima ni tampoco daños materiales en la legación diplomática.

El asaltante fue identificado por la Policía local como un hombre de 43 años cuyo nombre corresponde a las iniciales J.D., nacido en Kraljevo, en el centro de Serbia, pero residente en Podgorica y de nacionalidad montenegrina.

Los medios de comunicación locales lo identifican como Dalibor Jaukovic, que fue identificado por las autoridades por análisis de ADN y tras ser reconocido por unos parientes.

“Se están tomado medidas para establecer el motivo (del ataque) y si tuvo cómplices”, indicó en rueda de prensa Enis Bakovic, un alto mando de la Policía montenegrina.

Bakovic señaló que, según los datos disponibles hasta ahora, el sospechoso se acercó a unos cinco o seis metros a la embajada para lanzar una granada, posiblemente del tipo M75, a través de la verja de la instalación diplomática.

Suicidio

“Después se alejó a unos 30 metros de la embajada, donde se suicidó también activando una bomba”, agregó el agente.

Según Bakovic, las autoridades montenegrinas trabajan junto con el FBI para examinar las redes sociales en Internet usadas por el sospechoso.

La fiscal Lepa Medenica declaró ayer que hasta el momento “no se han encontrado elementos para poder hablar de terrorismo, pero se están investigando todas las circunstancias”.

“Los demás datos sobre esa persona, aparte de la identidad, se están investigando y estableciendo”, dijo Medenica.

La televisión pública montenegrina RTCG, informó de que de la página de Facebook de Jaukovic se desprende de que se trata de un exsoldado yugoslavo, condecorado en 1999.

De acuerdo con sus publicaciones en la red social, el sospechoso se oponía a la OTAN y al ingreso de Montenegro en la Alianza, a la que pertenece desde el año pasado.

El gobierno montenegrino condenó el ataque y señaló en un comunicado que este acto “no podrá deteriorar el alto grado de seguridad de las representaciones diplomáticas ni la situación de la seguridad global en Montenegro”.

El pequeño país balcánico de unos 620,000 habitantes, independiente desde 2006, es miembro de la OTAN desde el año pasado y uno de los candidatos con más perspectivas para ingresar en la Unión Europea de aquí al año 2025.