•  |
  •  |
  • AFP

El Gran Oriente de Francia, la principal obediencia masónica del país, expresó este miércoles en un comunicado su "inquietud" tras la visita del presidente francés Nicolas Sarkozy al Vaticano, donde reiteró "su visión particular del hecho religioso".

Nicolas Sarkozy fue recibido por el papa Benedicto XVI el 20 de diciembre en una audiencia dedicada a la situación internacional.

Con ocasión de su nombramiento como canónigo honorario de la basílica de San Juan de Latrán -un honor que corresponde a los presidentes franceses-, Sarkozy recurrió al concepto de "laicismo positivo" para reconocer "la contribución de la Iglesia católica y de otras corrientes religiosas y espirituales en la iluminación de nuestras decisiones y en la construcción del futuro".

Los francmasones expresaron su "inquietud frente a toda voluntad de presentar el hecho religioso como constitutivo de la identidad política y ciudadana, algo que podría comportar una seria inflexión del modelo republicano francés".

"Nuestra república es una república laica, el laicismo es vivir juntos pese a nuestras diferencias", agregaron, antes de hacer un llamamiento "a estar más atentos que nunca ante una eventual reforma de la ley de 1905 (sobre la separación entre Estado e Iglesia)".