•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El exministro de Salud Ginés González García confirmó hoy su posición a favor de la despenalización del aborto por "razones de tipo sanitarias" y alegó que "nunca fue ministro de religión".

"Yo nunca fui ministro de religión, siempre fui ministro de Salud. Estuve siempre a favor de la despenalización por razones de tipo sanitarias, relacionadas con disminuir la mortalidad materna, que es muy alta en Argentina", dijo en declaraciones a la emisora local radio Ciudad.

"Yo creo que una vida empieza mucho después (de la concepción). En ningún proyecto esto se extiende más allá de las 12 o 14 semanas", especificó quien fuera ministro de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.

Mientras tanto, los legisladores argentinos dividen sus opiniones, que comienzan a mostrar de forma pública, sobre la decisión del presidente Mauricio Macri de abrir el debate parlamentario de la despenalización del aborto.

El Gabinete de Macri está prácticamente en su totalidad en contra de la aprobación de la despenalización, a pesar de que el presidente no termina de posicionarse.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, acudió la noche del sábado a un programa de televisión del país austral para afirmar que no está a favor de la despenalización, pero que "al estar en un cargo público", deberá "mirar la problemática general", que calificó como "muy compleja".

Peña quiso destacar la campaña que lleva adelante el Ejecutivo para evitar los embarazos en adolescentes, y subrayó que la propuesta de ley "tiene muchos grises", por lo que habrá que enfrentarla "con madurez".

Al culminar la semana, en la que miles de feministas salieron a las calles de la capital para protestar a favor del aborto y su despenalización, se abre el debate parlamentario sobre el proyecto de ley que busca eliminar las penas a quienes realicen esta práctica, un proyecto que fue presentado anteriormente hasta siete veces, sin lograr hasta ahora un avance mayor a este.

Este sábado, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, volvió a mostrarse en contra y consideró que, de ser aprobada una ley en la Cámara de Diputados, será votada de forma negativa al llegar a la cámara alta.

"La mayoría de los senadores votarían en contra, inclusive Cristina Fernández de Kirchner", afirmó antes de reconocer que no encuentra "diferencia entre eliminar la vida de un chico por nacer y uno que nació".

El senador del oficialista frente Cambiemos, declaró en diálogo con la argentina radio Mitre que "puede haber circunstancias atenuantes, disminuciones de penas en caso de violación o de emoción violenta sufrida por la mujer".

Otros políticos del Ejecutivo, como la vicepresidenta, Gabriela Michetti; el ministro de Trabajo, Jorge Triaca; la responsable de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y el de Interior, Rogelio Frigerio, están en contra de la interrupción legal del embarazo.

Así como el titular de Defensa, Oscar Aguad; de Agroindustria, Miguel Etchevehere; el canciller, Jorge Faurie, y los ministros de Transporte, Guillermo Dietrich, y de Seguridad, Patricia Bullrich, han mostrado en alguna ocasión su postura antiabortista.

Sin embargo, dentro del frente del Gobierno, el senador por la provincia de San Luis (centro) Claudio Poggi definió como "positivo" el "amplio debate parlamentario" sobre la cuestión, y dijo que en él se tienen que escuchar "todas las voces".

"Está muy bien que le demos un amplio debate parlamentario al tema de la despenalización del aborto, escuchando todas las voces", publicó Poggi en Twitter.

El senador nacional y gobernador de San Luis entre 2011 y 2015 destacó que personalmente está "a favor de la vida", pero que respeta a "quienes tengan otra visión".

Este ha sido, de momento, el único caso de un legislador de la provincia de San Luis que se ha mostrado públicamente a favor de la despenalización del aborto.