•   Duma, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El régimen sirio llevó a cabo este lunes nuevos y cruentos bombardeos en Guta oriental, pese a que la ONU exige la aplicación inmediata de una tregua para detener el baño de sangre en este feudo rebelde a las puertas de Damasco.

Los bombardeos aéreos, iniciados el 18 de febrero contra este último bastión insurgente cerca de la capital siria, parecen haberse reducido en intensidad, aunque ha habido acusaciones de uso de armas químicas, con 14 casos de asfixia.

Los bombardeos continuaron a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el sábado una resolución que pide una tregua en toda Siria para permitir el envío de ayuda humanitaria y la evacuación de los heridos graves.

En siete días de bombardeos murieron más de 500 personas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Este lunes los bombardeos costaron la vida a 17 personas, nueve de ellas de una misma familia.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que la resolución sobre una tregua de 30 días en Siria debe aplicarse "inmediatamente".

"Espero que esta resolución se aplique inmediatamente" para "que se pueda prestar inmediatamente ayuda y servicios humanitarios", declaró Guterres. "Guta oriental, en particular, no puede esperar. Ya es hora de acabar con ese infierno", insistió.

Inusitada violencia

Esta campaña contra Guta oriental del régimen de Damasco -apoyado militarmente por Moscú- es de una violencia inusitada, incluso para un país arrasado desde 2011 por un conflicto que ha dejado ya unos 340.000 muertos y una profunda crisis humanitaria.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció este lunes los "mataderos de seres humanos" en Siria. Por su parte, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, también llamó este lunes a aplicar "inmediatamente" la tregua de 30 días en Siria adoptada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para permitir la entrega de ayuda humanitaria y las evacuaciones médicas. Guterres, instó hoy a la implementación inmediata y sostenida de la tregua de 30 días en Siria exigida por el Consejo de Seguridad, a fin de poder atender a la población y evacuar a los enfermos sobre todo en Guta Oriental./EFE

Entretanto, en Guta oriental las dramáticas escenas se repiten a diario.

Familias enteras están refugiadas en sótanos para escapar al diluvio de fuego, mientras los socorristas apenas dan abasto, y los heridos, entre ellos muchos niños, ocupan las escasas camas de atiborrados hospitales.

En las calles, las fachadas de los edificios, algunos de varios pisos de altura, parecen destripadas, mientras que las calles están repletas de escombros y restos calcinados de automóviles.

El presidente francés Emmanuel Macron expresó este lunes su "gran preocupación" ante esos persistentes bombardeos.

Francia y Alemania habían exhortado el domingo a Rusia a que ejerciera una "presión máxima" sobre el régimen sirio para que se aplique "inmediatamente" la tregua. París enviará el martes a Rusia a su ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

El domingo, el OSDH informó de 14 casos de asfixia, entre ellos un niño que falleció en una localidad de Guta bombardeada por el régimen.

Un médico que trató a los pacientes, el doctor Yaacub, indicó a la AFP que había "sospechas de uso de armas químicas, probablemente un ataque con gas de cloro".

Según él, "un olor a cloro" salía de la "ropa y de la piel de los pacientes" que padecieron "dificultades respiratorias e irritaciones a nivel de los ojos y la piel"

Pero el ministerio de Defensa ruso inmediatamente señaló a los insurgentes, afirmando que previeron "recurrir a sustancias tóxicas para acusar a las fuerzas gubernamentales de utilizar armas químicas contra la población civil" según un comunicado.