•   Austin, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos rechazó la apelación presentada por John William King, de 43 años, condenado a la pena de muerte en Texas por el asesinato de James Byrd "simplemente por ser negro" hace dos décadas, según explicaron hoy fuentes judiciales.

El tribunal, con sede en Nueva Orleans, determinó que las pruebas contra el acusado y sus cómplices, Lawrence Russell Brewer y Shawn Allen Berry, son suficientemente contundentes como para mantener la pena, pese a que King alegó que su abogado no lo representó correctamente, según la decisión publicada hoy por la asociación contra el racismo Southerns Poverty Law Center.

En junio de 1998, estos tres supremacistas blancos golpearon a Byrd y lo encadenaron por los tobillos a la parte trasera de una camioneta para arrastrarlo por una carretera a las afueras de la localidad Jasper (Texas), durante casi 5 kilómetros.

Según reveló la investigación forense, la muerte se produjo cuando el cuerpo, mientras la víctima permanecía aún consciente, golpeó con una alcantarilla separando su cabeza y el hombro derecho del resto.

Más tarde, los asesinos arrojaron el resto del cuerpo a un cementerio cercano y dejaron las partes desmembradas en la carretera.

Las autoridades revelaron que había ADN de King en un cigarro muy cerca de la zona donde Byrd recibió la paliza, y según medios locales, el propio acusado reconoció ser el responsable del asesinato en una carta enviada desde la cárcel a Brewer.

Lawrence R. Brewer conoció a King en la cárcel en 1994, donde se unió a su banda supremacista para protegerse de otros presos.

Tras el crimen de Byrd, un tribunal determinó que no mostraba ningún arrepentimiento y después de 12 años en el corredor de la muerte fue ejecutado en el Centro Penitenciario de Huntsville (Texas) el 21 de septiembre de 2011.

Por su parte, Shawn A. Berry inculpó a sus dos compañeros como únicos responsables y la pena de muerte fue conmutada por cadena perpetua que cumple actualmente en la Unidad de Ramsey, en la ciudad texana de Rosharon. En el verano de 2038, cuando tenga 63 años, podrá solicitar la libertad condicional.

King aún no tiene fecha para su ejecución por un crimen que estremeció al país y aceleró la resolución de una legislación inflexible contra los delitos de odio.