•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza Montserrat, dijo hoy que la normalización de las relaciones políticas y diplomáticas con España depende del Gobierno de Madrid y que espera alguna señal en ese sentido del presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy.

"Dependerá de España, no de Venezuela. Nosotros no estamos atacando a España ni tratando de que la sancionen o apoyamos a los independentistas", señaló en una conferencia de prensa en Ginebra, donde participa en la 37a sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El Gobierno de Caracas expulsó a finales de enero al embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, declarándolo "persona non grata", a lo que España respondió con una medida similar contra el embajador venezolano en Madrid.

Mariano Rajoy, presidente del Ejecutivo español. Foto: EFE/END

Según el ministro, el deterioro de la relación bilateral se produjo "por la postura hostil" que adoptó España con respecto a Venezuela en el seno de la Unión Europea y por su supuesto rol a la hora de "fomentar las sanciones" que este bloque tomó contra funcionarios venezolanos.

"España debería haber sido un puente y facilitador entre la UE y América Latina, pero en el caso venezolano ha actuado como un cañón contra la revolución y esto nos ha dolido", opinó.

Arreaza dijo que el "punto de inflexión" en la relación bilateral fue la visita del presidente Rajoy a su homólogo estadounidense, Donald Trump.

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza Montserrat. Foto: EFE/END

"El presidente Rajoy se comprometió a liderar acciones en la UE (contra Venezuela) a cambio de que EEUU no se inmiscuyera en el asunto de Cataluña", dijo el ministro a los periodistas.

Sostuvo que a partir de esa situación "la única medida posible que nos quedaba era declarar persona "non grata" al embajador.

"Queremos las mejores relaciones con todos países del mundo, especialmente con la UE y dentro de ella la mejor debería ser con España, pero par eso debe haber respeto y que no se ideologice la política exterior", sostuvo.