•   Ciudad Victoria, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un total de 137 emigrantes indocumentados, la mayoría de Centroamérica, fueron de detenidos en el estado mexicano de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, informó el martes el gobierno regional en un comunicado.

Con este aseguramiento suman más de un millar de centromericanos detenidos en su viaje clandestino a Estados Unidos desde finales de enero, muchos de ellos interceptados en condiciones infrahumanas.

En la última de estas detenciones, personal de la División de Caminos de la policía federal "rescató la mañana de este martes a 137 migrantes que eran trasladados dentro de un tráiler por la carretera de Zaragoza a Ciudad Victoria", Tamaulipas, reportó el gobierno regional.

Del total de emigrantes, 95 son hondureños, 37 guatemaltecos, cuatro salvadoreños y uno ecuatoriano.

"El conductor del vehículo quedó detenido y junto con la unidad y los migrantes quedaron puestos a disposición de la Procuraduría General de la República para los trámites e investigaciones correspondientes", concluyó el comunidado.

El viernes fueron detenidos 103 emigrantes centroamericanos que habían sido abandonados dentro de un tráiler en el mismo estado, en el municipio de Ciudad Camargo, a menos de 10 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

Tamaulipas, uno de los más golpeados por la violencia del crimen organizado y ruta habitual del tráfico de emigrantes indocumentados.

Desde finales de enero, las autoridades migratorias mexicanas han reportado la detención de al menos más de 1.000 emigrantes centroamericanos durante su periplo clandestino rumbo a Estados Unidos.

Se estima que más de 500.000 personas cruzan irregularmente territorio mexicano cada año con intención de llegar a Estados Unidos, según datos de Naciones Unidas.

Amnistía Internacional denunció en enero que las autoridades migratorias de México deportan ilegalmente a miles de centroamericanos sin considerar los riesgos letales que corren en sus países de origen.

Un informe de la ONG, basado en entrevistas a 500 emigrantes, señala que 75% de las personas detenidas no fueron informadas de su derecho a pedir asilo.

Mientras tanto, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, insiste en construir un nuevo muro fronterizo para detener la inmigración ilegal que llega desde México.