•   Taipéi, Taiwán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La policía taiwanesa detuvo hoy al promotor y supervisor del complejo comercial y residencial Yun Men Tsui Ti, que colapsó en el terremoto del 6 de febrero en Hualien, y en el que perecieron 14 de las 17 víctimas mortales de ese seísmo.

La Fiscalía de Hualien explicó hoy que la detención se ordenó por sospecha de "homicidio negligente", tras una noche de interrogatorios al arquitecto e ingeniero civil responsable del proyecto y dos propietarios.

Según los fiscales, el promotor, apellidado Liu, no disponía de los títulos necesarios de ingeniería para supervisar la construcción, que no se realizó siguiendo la normativa para resistir terremotos.

La Fiscalía de Distrito de Hualien alegó que Liu carecía de los títulos de ingeniería pertinentes pero que supervisaba la construcción del edificio en lugar de contratar una firma profesional.

"Se supervisó a sí mismo, lo que provocó una reducción significativa en la fortaleza estructural y la capacidad sísmica del inmueble terminado", dijeron los fiscales en un comunicado.

Para la Fiscalía, las acciones de Liu causaron que el edificio "sufriera un colapso de inmediato, tras los ocho segundos del terremoto".

El edificio Yun Men Tsui Ti fue uno de los cuatro más afectados por el terremoto. Foto: Archivo/END

Además de Liu, los fiscales consideran sospechosos al arquitecto del inmueble y los dos propietarios del restaurante y el hotel en las plantas inferiores, éstos últimos por sospechas de haber realizado reformas que disminuyeron la resistencia del conjunto.

El edificio Yun Men Tsui Ti fue uno de los cuatro más afectados por el terremoto, de una intensidad de 6,4 grados y que también derrumbó parcialmente un hotel y dos bloques de viviendas, y causó 17 muertos y más de 290 heridos.

En un caso paralelo, el Tribunal Superior de Tainan (sur de Taiwán) condenó a finales de 2016 a cinco años de cárcel a cinco acusados por "homicidio negligente", tras el colapso de un edificio en el que murieron 115 personas, por un terremoto de 6,4 grados de magnitud, ocurrido el 6 de febrero ese año en esa ciudad.

El Gobierno taiwanés ordenó, el martes, la revisión de todos las construcciones de más de seis plantas construidas antes del 2000, fecha en que se adoptaron normativas más exigentes contra sismos, y anunció ayudas para la reconstrucción de las viviendas que estaban en peligro.