•   Naciones Unidas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unos 40 camiones cargados con ayuda humanitaria se preparan para ir a Duma, en Guta oriental, en las afueras de Damasco, indicó este miércoles Mark Lowcock, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Desde la adopción de una resolución el pasado sábado exigiendo un cese al fuego en Siria, nada ha cambiado, deploró Lowcock. La ONU se prepara para ir a diez sitios asediados, añadió.

"¿Cuando se pondrá en marcha vuestra resolución?", preguntó el responsable de la ONU a un auditorio silencioso en el Consejo de Seguridad.

Desde el sábado pasado, no hay acceso humanitario ni autorización del régimen para entrar en las zonas asediadas o evacuaciones sanitarias. En cambio, los bombardeos, los muertos y los heridos continúan, indicó.

En consonancia con las declaraciones de su gobierno hace cinco días, la representante de Estados Unidos, Kelley Currie, acusó al régimen sirio de violar el embargo. El embajador ruso Vassily Nebenzia culpó en cambio a los opositores del régimen sirio.

Antes de esta reunión, el embajador sueco ante la ONU Carl Skau pidió "un acceso inmediato" para la ayuda humanitaria. "El tiempo avanza" y "no hay tiempo que perder", estimó.

Por su parte, el subsecretario general de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, expresó su "frustración". "Lo que necesitamos es una aplicación (de la tregua) y no sucede", dijo.

Tras una noche marcada por intensos enfrentamientos en la periferia de Guta Oriental, la fuerza aérea del régimen bombardeó de nuevo el miércoles por la mañana varias localidades del enclave rebelde, donde más de 600 personas han muerto desde el 18 de febrero -casi un cuarto de los cuales eran niños-, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).