•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, asistieron hoy al funeral del reverendo evangélico Billy Graham, que se celebró en su localidad natal, Charlotte (Carolina del Norte, Estados Unidos).

Entre los más de 2.000 invitados a la despedida del carismático líder religioso también se encontraban el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y su esposa, Karen Pence.

Billy Graham murió el pasado 21 de febrero a la edad de 99 años en su casa de Montreat (Carolina del Norte), lugar en el que se retiró junto a su esposa Ruth en 2005, tras seis décadas en las que lideró la evolución de la religión evangélica en el país y en el mundo gracias a su carisma.

Trump ya rindió homenaje este miércoles al pastor durante una ceremonia en su honor celebrada en el Capitolio nacional, en la que el presidente elogió la labor e influencia global de Graham.

"Billy Graham llevó su mensaje por todo el mundo, pero su corazón, como diría (Benjamin) Franklin, siempre estuvo en Estados Unidos", pronunció entonces Trump, que no habló durante la celebración de hoy.

Según estimaciones de la Asociación Evangélica Billy Graham, el pastor predicó su mensaje enfrente de unos 215 millones de personas durante sus eventos y "cruzadas" repartidas en 185 países.

Además, desde la presidencia de Harry Truman (1945-1953), Graham se reunió, rezó y aconsejó a los doce presidentes que pasaron por la Casa Blanca desde entonces, sin importar que fueran demócratas o republicanos.

Sin embargo, Trump fue sorprendentemente el único de los seis presidentes vivos que acudió hoy a la despedida multitudinaria de Graham, después de que los otros exmandatarios se excusaran por motivos personales o de salud.

Dos de ellos, los expresidentes George W. Bush y Bill Clinton, viajaron a Charlotte esta semana antes del funeral para ofrecer su respeto al cuerpo sin vida del pastor.

Por su parte, el papa Francisco envió un mensaje de condolencias y respeto a la familia de Graham por sus años de servicio.

"Sobre todos los que lloran su partida en la segura esperanza de la resurrección, el Papa Francisco invoca las bendiciones divinas de paz y consuelo en el Señor Jesús", señaló la autoridad religiosa en un comunicado.