•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La oficial de la oficina del alguacil de Broward (sureste de Florida) que inicialmente se hizo cargo del tiroteo en el instituto de Parkland dio supuestamente a los agentes la orden de fijar un perímetro de seguridad en torno al colegio, en lugar de entrar, según el diario The Miami Herald.

La capitana Jan Jordan, encargada del distrito de Parkland, fue la oficial que dio la orden inicial, según un registro de llamadas al que tuvo acceso parcial el citado rotativo del sur de Florida.

El alguacil de Broward, Scott Israel, había señalado que tanto el entrenamiento de los agentes bajo su responsabilidad como las normativas nacionales establecen que los policías hagan frente de inmediato a los tiradores, "en vez de asegurar el lugar del suceso".

Para el diario, esta información plantea nueva cuestiones sobre el manejo del tiroteo en el instituto Marjory Stoneman Douglas el pasado 14 de febrero por parte de este departamento de la Policía.

En días pasados, Israel informó de que Scot Peterson, el agente de Policía encargado de la seguridad del instituto en el que un exalumno armado acabó con la vida de 17 estudiantes, estará suspendido de sus funciones mientras se investiga su actuación.

La suspensión del oficial se produjo después de que unas imágenes de vídeo grabadas en el instituto Marjory Stoneman Douglas mostraran que el agente permaneció fuera del centro y no intentó entrar para reducir al tirador, Nikolas Cruz.

Otros tres agentes de Policía permanecieron también apostados fuera del instituto, según la cadena de televisión CNN.

Fueron agentes de la Policía de Coral Springs los primeros en penetrar en el centro educativo, unos cuatro minutos después de que Cruz saliera por su propio pie del instituto.

El abogado del agente Peterson indicó recientemente en un comunicado que son "evidentemente falsas" las alegaciones de que su cliente no cumplió con los estándares de la Policía.

Joseph DiRuzzo, el letrado del agente suspendido de sus funciones, señaló en el comunicado que algunos comentarios que había vertido Israel eran difamatorios y que las "acusaciones" de que su cliente era un "cobarde" son además falsas.

El alguacil Israel y su departamento han sido estos días objeto de numerosas críticas tanto por la forma en que manejaron el caso como por las alertas previas que recibieron sobre el comportamiento peligroso de Cruz, sin que nada de esto condujera a una acción de la Policía.

Hasta el punto que una congresista estatal pidió la renuncia de Israel por "incompetencia" en relación con la matanza en la secundaria de Parkland.

Nikolas Cruz desató la que es considerada la peor matanza en un centro educativo de Florida cuando el pasado 14 de febrero entró en el instituto de secundaria y mató con un rifle semiautomático a catorce estudiantes y tres docentes.

Por este hecho, Cruz, que se encuentra bajo arresto, afronta 17 cargos por homicidio premeditado que podrían conllevar la pena de muerte.