•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los italianos acuedieron a las urnas este domingo para renovar el Parlamento con un sistema electoral muy complicado que forzará probablemente los pactos entre rivales históricos.

Estos son los escenarios posibles según los resultados:

Victoria de la coalición de derechas

"Es poco probable que alguno de los tres contendientes alcance la mayoría absoluta. Sólo uno podría lograrlo: la derecha", explicó Roberto D'Alimonte, director del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Luiss de Roma.

La coalición reúne a varios partidos entre ellos Forza Italia (FI, centro derecha), liderada por Silvio Berlusconi, y la Liga Norte, la extrema derecha de Matteo Salvini. Según un acuerdo interno, el que obtenga más votos liderará el gobierno.

Berlusconi, inhabilitado por fraude fiscal hasta 2019, después de una condena por evasión de impuestos, ha sugerido como su candidato a Antonio Tajani, actual presidente del Parlamento Europeo. Pero Tajani es cauto y prefiere que su nombre no sea anunciado oficialmente.

Si en cambio la Liga de Salvini resulta ganadora, Berlusconi se verá obligado a cumplir su palabra e Italia quedaría en manos de la extrema derecha.

Gran coalición PD-FI

Se trataría de la reedición de la gran coalición entre el Partido Democrático (PD, centro izquierda) y Fuerza Italia de Berlusconi que en 2013 dio nacimiento a la legislatura que acaba de terminar.

Un 19,38 % de los italianos había votado al mediodía en elecciones generales./EFE

Ni Berlusconi ni el líder del PD, Matteo Renzi, han mencionado esa posibilidad, que podría contar con el apoyo de pequeñas fuerzas o de parlamentarios tránsfugas favorables a una política proeuropeísta. El problema es que no se sabe si lograría la mayoría, entre el 40% y 45%, según los complejos cálculos de algunos expertos, para poder gobernar.

Sin mayoría en el Parlamento

Según las últimas encuestas, la coalición de derecha obtendría cerca del 38% de las intenciones de voto (17% para FI y 13% para la Liga y 8% otros aliados).

El 28% votaría por el Movimiento 5 Estrellas (M5E), que se presenta en solitario a las elecciones y 26% por la coalición de centro izquierda con el PD a la cabeza. Los expertos en sondeos han advertido de todos modos que millones de italianos aún no han decidido si van a votar y en caso de hacerlo, por cuál partido.

Si no surge una mayoría clara, el presidente de la República, Sergio Mattarella, de origen democrisiano, que deberá intentar evitar volver a las urnas, se convierte en el personaje clave. A partir de ese momento se iniciará un periodo de consultas, pactos y promesas. Las márgenes tan apretadas obligarían a las dos coaliciones a sentarse a negociar.

El Movimiento 5 Estrellas, que desde el año pasado es el partido más votado del país con sus denuncias antisistema y anticasta política, ha advertido que no se presta a esos juegos de poder, aunque no se sabe si estaría dispuesto a aceptar nuevos aliados.

Inmediatamente después se procederá al escrutinio, empezando por los votos al Senado y después a la Cámara de los Diputados./EFE

Como prevé la Constitución, el actual gobierno liderado por Gentiloni queda a cargo de los asuntos corrientes durante el tiempo que dura ese proceso.

La Cámara de Representantes y el Senado se reunirán por primera vez el 23 de marzo para elegir a sus presidentes y formar los grupos políticos. Sólo entonces Mattarella comenzará a consultar oficialmente a todas las fuerzas políticas representadas.

Italia ha tenido más de 60 ejecutivos desde el comienzo de la República en 1946.