•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El legislador Joel Franqui Atiles radicó hoy el Proyecto de la Cámara 1145, que propone que las agencias de gobierno de Puerto Rico que tengan que adquirir un vehículo de flota, tengan que ser impulsados mayormente por electricidad.

En un comunicado de prensa, Franqui Atiles explicó que su política pública es de promover y transformar las flotas gubernamentales en aras de conservar los recursos naturales y al mismo tiempo economizar dinero a las agencias mediante este tipo de vehículos que son más costos efectivos.

El también presidente de la Comisión de Agriculturas y Recursos Naturales de la Cámara baja agregó que la ley ordenaría la instalación y uso de estaciones de recarga de los mismos, con el fin de buscar alternativas de energía renovable y economizar en las agencias públicas.

"Este tipo de automóvil combina un motor convencional de combustible con un motor eléctrico de energía regenerarle. Son vehículos híbridos que pueden recargarse al ser conectados en receptáculos", explicó Franqui Atiles.

"Además, el uso de autos híbridos es muy importante ya que también beneficia a las agencias gubernamentales, no solo a nivel del funcionamiento del auto, sino también por el ahorro energético y el impacto que esta acción tiene en el medio ambiente", detalló el legislador.

Añadió que los autos híbridos tienen como ventaja un menor consumo de combustible y sus emisiones de gases nocivos son menores, pues emiten un 80 por ciento menos que los autos convencionales.

También reducen la contaminación acústica y cuentan con una mayor autonomía en sus recorridos.

"Pueden realizar recorridos de entre 10 y 40 kilómetros sin la necesidad de consumir combustible", añadió.

El proyecto de ley tendrá un plan de transición en donde la Administración de Servicios Generales deberá preparar un plan de adquisición y contemplará antes un estudio de la viabilidad para la adquisición y transición de la flota gubernamental actual a estos vehículos.

El plan contempla generar poco a poco la adquisición hasta un término de ocho años, así todos los vehículos serían transformados en vehículos impulsados por energía.

A su vez, la Administración de Servicios Generales rendirá un informe anual sobre la consecución de dicho plan y los fondos para la adquisición sería del mismo presupuesto que actualmente se usa en las agencias para adquirir flotas gubernamentales.