•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los maestros argentinos iniciaron hoy una huelga de 48 horas en reclamo de mejoras salariales y el aumento del presupuesto de la educación pública, en coincidencia con el inicio del curso escolar, y convocaron a marchas y actos de protesta en todo el país.

La adhesión es "arriba del 85 %, es un paro contundente", aseguró a Efe Alejandro Demichelis, secretario de prensa de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), principal sindicato educativo del país y el que convocó la huelga.

En declaraciones frente al Congreso en Buenos Aires, desde donde cientos de personas marcharon esta mañana a la sede del Ministerio de Educación, Demichelis criticó que el Ejecutivo de Mauricio Macri "no dialoga, desinvierte en la educación, subejecuta el presupuesto" y "ha cerrado programas educativos", por lo que el profesorado debe enfrentar "una realidad de cada vez más ajustes".

Miles de personas participan en una marcha frente al Congreso argentino, en Buenos Aires, Argentina / Foto: EFE

"Es un Gobierno ausente en la educación, un Gobierno que no le interesa la educación pública", aseveró. Además de los recortes en el presupuesto, los docentes denuncian que, el pasado enero, el Gobierno eliminó la paritaria nacional, que es la negociación que mantenían con la cartera educativa para establecer un sueldo mínimo en todo el país, cantidad que después ajustaba cada provincia de acuerdo a sus fondos.

Sin embargo, con un decreto, se estableció unilateralmente que debe ubicarse en un 20 % por encima del salario mínimo vigente, lo que equivale a 11.400 pesos (553 dólares). Sobre esta base, la propuesta del oficialista gobierno porteño es una subida del 12 % este año, mientras que la del de la provincia de Buenos Aires es de un 15 %, en línea con las ofrecidas por Ejecutivos de diversos signos políticos en el resto del país.

Además, todos ellos rechazaron la denominada "cláusula gatillo", que ajusta automáticamente los sueldos en caso de que la inflación supere la cifra pactada, una medida que se incluyó otros años y cuya ausencia los gremios creen que refleja que el aumento de precios será superior al 15 % previsto.

Vanesa Gagliardi, secretaria gremial de Ademys, principal sindicato educativo de Buenos Aires, denunció en declaraciones a Efe que los maestros perdieron quince puntos de poder adquisitivo entre 2016 y 2017 y, según sus estimaciones, se quedarán con otros diez menos este año.

Todos ellos rechazaron la denominada "cláusula gatillo", que ajusta automáticamente los sueldos en caso de que la inflación supere la cifra pactada / Foto: EFE

"Cuando hablamos de calidad educativa es importante saber que los docentes, para llegar a fin de mes, tenemos que trabajar doble y triple turno", señaló, antes de participar en otro acto de protesta convocado esta mañana en el cruce de la avenida Corrientes y Callao, una de las zonas más transitadas de Buenos Aires.

Allí, Gagliardi "impartió clase" sobre los reclamos del sector en medio de la calle a decenas de personas, ataviadas con las batas blancas características de los maestros, entre las que se encontraban tres con caretas de Macri; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Al mismo tiempo, Macri inauguró el año escolar en la provincia de Corrientes (noreste) y resaltó, sin hacer referencia explícita a los sindicatos ni la huelga, los "problemas graves" que tiene la educación pública en cuanto a calidad. "Tenemos un enorme desafío", dijo el mandatario, quien aseguró que sin esta clase de enseñanza los chicos no podrán enfrentarse a "los desafíos del trabajo del siglo XXI".

La profesora Gagliardi señaló a Efe que cobrar un salario digno es muy importante porque, para conseguir "calidad" en la educación pública / Foto: EFE

La profesora Gagliardi señaló a Efe que cobrar un salario digno es muy importante porque, para conseguir "calidad" en la educación pública, los docentes tienen que realizar trabajo no remunerado como "preparar las clases, corregir" o hablar con los padres.

"Además, la mayoría somos mujeres y cuando llegamos a nuestra casa tenemos todos los roles sociales asignados, como encargarnos de nuestra familia, cocinar, ver lo que hace falta... La verdad es que es sumamente precarizador", señaló antes de apuntar que además, paralelamente, sigue subiendo el presupuesto de los centros privados.

Por su parte, Francisco Torres, secretario gremial de la Federación Nacional Docente de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), destacó a Efe que en las escuelas públicas hay "mucha marginalidad" y "un 48 % de los chicos en la pobreza".