•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense Donald Trump prometió mostrar "flexibilidad" ante los "verdaderos amigos" de Estados Unidos en la imposición de aranceles sobre el acero y el aluminio, en tanto se espera que formalice este jueves las controvertidas medidas.

"Debemos proteger y construir nuestra industria del acero y el aluminio mostrando al mismo tiempo gran flexibilidad y cooperación hacia aquellos que son verdaderos amigos y que nos tratan de manera equitativa tanto a nivel de comercio como de defensa", tuiteó el mandatario.

Se espera que la imposición de los aranceles se formalice en la tarde de este jueves.

Trump sorprendió a propios y extraños al anunciar hace unos días su intención de gravar las importaciones de acero con un arancel de 25% y de 10% sobre las de aluminio, generando la dimisión de su principal asesor económico y desatando la ira de muchos de sus aliados, que analizan medidas de respuesta.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dispone a dar inicio a la guerra comercial con la formalización de los aranceles a la importación de acero y aluminio.

El anuncio desató temores de una guerra comercial entre Estados Unidos y sus principales socios comerciales, como Canadá, uno de los principales proveedores de acero.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo el miércoles que habría exoneraciones para México y Canadá -socios de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que está siendo renegociado no con pocas dificultades- y que se haría una evaluación "país por país".

Según el diario The Washington Post, que cita a altos jerarcas del gobierno, Canadá y México serían eximidos de los aranceles durante 30 días, plazo que se podría prorrogar si avanzan las negociaciones del TLCAN.

Los secretarios de Comercio del Tesoro, Wilbur Ross y Steven Mnuchin, se apresuraron en poner paños fríos, al señalar que eran negociables y que no dañarían el crecimiento.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dispone a dar inicio a la guerra comercial con la formalización de los aranceles a la importación de acero y aluminio.

Ross aseguró el miércoles que la decisión de aplicar los aranceles había sido "cuidadosamente analizada" y que Estados Unidos no buscaba una guerra comercial.

Por su lado, Mnuchin dijo a Fox Business que la medida no perjudicaría las proyecciones del gobierno de un crecimiento de 3%.