•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer informe nacional sobre violencia de género en Argentina arrojó que los casos denunciados se cuadruplicaron entre 2012 y 2017, según el instituto estatal de estadísticas Indec.

El crecimiento de las denuncias no ha redundado en una disminución de los femicidios: el año pasado se registraron 292 casos, casi la misma cifra que en 2016 (290) en un país de 42 millones de habitantes.

El Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres (RUCVM), el primero de su tipo que realiza el Indec, consignó que en Argentinase denunciaron 86.700 casos el año pasado, contra 22.577 en 2012.

En el desagregado por edades, el estudio arrojó que el 60,2% de las víctimas que llevan su caso ante la justicia o ante organismos de asistencia tienen entre 20 y 39 años.

En el 82,7% de los casos relevados, el agresor tenía una relación con la víctima: en 45,8% se trataba de su pareja y en 36,9% su expareja.

En lo que respecta a denunciantes entre 14 y 19 años, en el 17,3% de los casos el agresor fue el padre. En mujeres mayores de 60 años, 46% de las veces los agresores fueron sus hijos.

El informe arroja que el 90% de las víctimas han realizado más de una denuncia contra su maltratador, aunque se contabiliza un único caso por denunciante, independientemente del número de quejas que presente.

El relevamiento dejó en evidencia también el tiempo que la mujer soporta el maltrato: el 40,5% afirmó que sufrió violencia por parte del mismo agresor por al menos 5 años, y el 23,8% por más de una década.

El informe indica que en 86,9% de los casos la mujer denunció sufrir violencia psicológica, 67,4% física, 19,4% económica y 7,9% sexual.

El 97% de los casos se encuadran en violencia doméstica, mientras que el 3% restante se reparte entre violencia laboral, obstétrica e institucional.

El Indec señaló que se trata de un estudio abierto y que sus datos aún deben ser completados.

"La meta a largo plazo es lograr que el RUCVM incluya la totalidad de casos de violencia de género registrados en el país, porque ellos manifiestan las acciones que las mujeres realizan en busca de la ayuda del Estado", explicó el organismo.

La ley argentina define la violencia contra la mujer a "toda conducta, acción u omisión que (...) afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también la seguridad personal".