•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Dos mujeres murieron y otra más resultó herida de bala en diferentes tiroteos durante la pasada noche en Río de Janeiro, ciudad azotada por una grave ola de violencia y cuya seguridad está temporalmente bajo el control del Ejército brasileño, informaron hoy fuentes oficiales.

Uno de los episodios ocurrió en la zona oeste de la ciudad carioca, cuando un grupo de sospechosos comenzó a disparar contra un vehículo en el que se encontraba un policía militar y su esposa, de 27 años, según señaló la Policía en un comunicado.

Lea: Tiroteo deja varios muertos en un club brasileño

El agente, que disfrutaba de un día libre, reaccionó y como consecuencia del enfrentamiento su esposa recibió un disparo en la cabeza que provocó su muerte poco después en un hospital cercano al lugar de los hechos.

También en la parte oeste de Río, otra mujer de 45 años falleció tras ser alcanzada por una bala perdida sin que las autoridades hayan facilitado más información al respecto.

Por otro lado, en el barrio Engenho da Rainha, en el norte de Río, una joven de 29 años recibió atención médica por heridas de bala, si bien su vida está fuera de peligro.

La crisis de violencia desatada desde hace meses en Río de Janeiro obligó al presidente brasileño, Michel Temer, a decretar el pasado 16 de febrero la intervención federal en el área de seguridad de todo el estado fluminense.

Esa decisión permitió ceder el control de la seguridad a las Fuerzas Armadas brasileñas con el objetivo de detener la sangría de muertes violentas que el año pasado alcanzaron las 6.731, entre ellos más de 100 policías y una decena de menores por "balas perdidas".

En fotos: El tiroteo de las vegas, el más grave en la historia de Estados Unidos

Solo en el pasado enero, el estado de Río, cuya mayor parte de la población se concentra en la región metropolitana de su capital homónima, registró una media de 21 muertes violentas diarias.

Desde la intervención, el Ejército ha concentrado sus esfuerzos primeramente en pacificar la comunidad conocida como Vila Kennedy, en el oeste de Río, donde ha llevado a cabo varios operaciones contra supuestas bandas organizadas de narcotraficantes.

Igualmente, la cúpula castrense, que previsiblemente estará al mando de la seguridad de Río hasta finales de este año, cambió esta semana a los jefes de la Policía Civil y Militar para esa región.