•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 El empresario Rex Tillerson, que hizo fortuna en el ramo petrolero, perdió su puesto de secretario de Estado sin haber encontrado su lugar en la máquina diplomática estadounidense y tras un año de choques con el presidente Donald Trump. En el gabinete, Tillerson desarrolló una relación próxima con el secretario de Defensa, Jim Mattis, con quien mantenía contacto regular para discutir estrategias desde el punto diplomático y militar.

Esa sociedad informal entre Tillerson y Mattis llegó a ser vista como un elemento de contención racional a la impulsividad de la Casa Blanca.

En un escenario marcado por la volatilidad del jefe de la Casa Blanca y las enormes diferencias de estilo, la relación entre Tillerson y Trump muy rápidamente mostró rajaduras imposibles de disfrazar.

En octubre del año pasado, esa tensión llegó a un punto imposible de mantener después de que Trump utilizó la red Twitter para ridiculizar a Tillerson por su insistencia en tener algún canal de diálogo con Corea del Norte.

Dos días más tarde, diversos testigos dijeron a la prensa que durante una reunión en el Pentágono, el secretario de Estado se refirió a Trump como “un estúpido”.

Trump lo presionó a ofrecer una declaración en la Casa Blanca, en la que Tillerson le expresó su “respeto” en la Casa Blanca, pero evitó hábilmente negar haberse referido al presidente en esos términos.

A partir de ese punto, la salida de escena de Tillerson era considerada apenas una cuestión de tiempo.

Trump y su secretario de Estado mantenían abiertas divergencias en dos temas centrales: la manutención del acuerdo con Irán sobre política nuclear y la decisión de Washington de retirarse del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Tillerson también había quedado fuera del circuito político en otro tema de extrema sensibilidad, la relación con Israel y los palestinos, que Trump dejó en manos de su yerno y asesor, Jared Kushner.

La gota que colmó el vaso y dejó al descubierto la total desconexión entre ambos llegó la semana pasada, cuando el secretario de Estado se encontraba en una gira por países africanos.

Durante una conferencia de prensa en Etiopía, Tillerson dijo que la posibilidad de que Estados Unidos y Corea del Norte establezcan una negociación directa por la política nuclear norcoreana “está aún lejos”.

Pocas horas más tarde, en Washington, la Casa Blanca confirmó que Trump había aceptado una oferta del líder norcoreano Kim Jong-un para una entrevista, precisamente el escenario que Tillerson había descartado.