•   Johannesburgo, Sudáfrica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un danés acusado de haber mutilado a varias mujeres en Sudáfrica y de haber conservado sus órganos genitales en un congelador fue condenado este jueves a cadena perpetua por violación a menor y asesinato.

En noviembre, Peter Frederiksen, de 65 años, fue reconocido culpable de 36 cargos por el tribunal de Bloemfontein (centro), entre ellos posesión de imágenes de pornografía infantil, violación a menor y asesinato con premeditación.

 Femicida de Nueva York podría ser entregado a EE. UU.

Este jueves fue condenado a dos cadenas perpetuas: la primera por violación y la segunda por el asesinato de su esposa.

Peter Frederiksen, condenado a dos cadenas perpetuas. Foto: AFP/END

"La cadena perpetua no es desproporcionada teniendo en cuenta la gravedad del crimen de violación a menor y el asesinato de su mujer", declaró el juez Johann Daffue.

"El asesinato estaba premeditado. Usted lo orquestó", añadió el magistrado.

La esposa de Peter Frederiksen, Anna Matseliso Molise, que iba a ser el testigo clave en este caso, fue abatida a tiros en octubre de 2015 en Lesoto.

 Femicida de Matagalpa es encontrado muerto por la Policía

Las mujeres y los niños deben ser "protegidos de personas como usted", agregó el juez este jueves.

Tras la sentencia, Frederiksen, que se había declarado no culpable, pidió perdón a la familia de su esposa en Lesoto, así como a su familia en Dinamarca y en Sudáfrica.

Peter Frederiksen, condenado a dos cadenas perpetuas. Foto: AFP/END

Este dueño de armería había sido detenido en su domicilio de Bloemfontein en septiembre de 2015 tras una denuncia de su mujer.

La policía descubrió entonces en su casa trozos de clítoris conservados en un congelador. Otros restos de órganos genitales femeninos secaban en un gancho, y había carne humana puesta en remojo en botellas.

 Presentarán plan educativo para prevenir violencia de género

El tribunal había abandonado 20 cargos vinculados a la mutilación al considerar que la ley no definía específicamente las sanciones aplicables para semejantes delitos.

Peter Frederiksen, condenado a dos cadenas perpetuas. Foto: AFP/END

La ablación del clítoris está prohibida en Sudáfrica, aunque sea una práctica común en el país.