•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobernador de Misisipi, el republicano Phil Bryant, firmó hoy una ley que prohíbe el aborto después de la decimoquinta semana de embarazo en ese estado, una medida considerada como la más restrictiva al acceso a la interrupción del embarazo en Estados Unidos.

La legislación aprobada impide a las mujeres que aborten después de las 15 semanas de embarazo, en un estado en el que el límite hasta hoy era de 20 semanas.

Un 59% de los argentinos apoya despenalización del aborto, dice sondeo

Sin embargo, el aborto después de este periodo será posible en Misisipi si la vida de la mujer o "una importante función corporal" se ve amenazada; o si el feto tiene un problema de salud que signifique que probablemente no sobreviva fuera del útero. Los senadores estatales rechazaron este lunes una enmienda que hubiera hecho excepciones también para las víctimas de violación o incesto.

El senador republicano Joey Fillingane argumentó su oposición a la enmienda alegando que las mujeres que quedan embarazadas por este tipo de agresiones "obtendrían un aborto de inmediato porque saben inmediatamente que han sido víctimas de violación o incesto".

Papa pide a argentinos defender la vida en medio de debate por aborto

"Estoy comprometido con hacer que Misisipi sea el lugar más seguro de Estados Unidos para que un niño nazca, y este proyecto de ley nos ayudará a lograr ese objetivo", afirmó Bryant en su cuenta oficial de Twitter poco después de firmar la ley.

El gobernador aseguró en otras ocasiones que su objetivo final es "terminar con el aborto", según declaraciones recogidas por el diario The Hill. Representantes de la única clínica de aborto del estado, la Jackson Women's Health Organization, aseguraron en un comunicado que van a demandar próximamente al estado para que modifique esta legislación.

Diecisiete estados de EE.UU. prohíben el aborto después de las 20 semanas de embarazo, un límite temporal que, según los activistas pro-vida, marca "cuando el feto puede sentir dolor".

Salvadoreña condenada por abortar recupera libertad por conmutación de pena

El Tribunal Supremo de EE.UU. abrió en 1973 las puertas a la práctica del aborto en el país con un histórico fallo, en el que concluyó que una mujer, junto con un equipo médico, puede optar por abortar en el primer trimestre de embarazo sin cortapisas legales, aunque con restricciones si el estado de gestación es más avanzado.

El fallo de 1973, en el caso "Roe vs Wade", técnicamente no indicó que el aborto sea legal, sino que declaró inconstitucional la interferencia del Estado en la decisión de la mujer sobre la continuación de su embarazo.