•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión Europea lamentó ayer las “violaciones y deficiencias” que denunciaron los observadores de la elección presidencial rusa, especialmente la ausencia de competencia y las presiones sobre los opositores al presidente reelecto Vladimir Putin.

“La elección se desarrolló en un ambiente jurídico y político demasiado controlado, marcado por una presión continua sobre las voces críticas (...) Esperamos que Rusia aborde las violaciones y deficiencias informadas por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) (observadores)”, dijo una declaración de la UE.

Según la Unión Europea, “la misión de observación de la OSCE registró restricciones a las libertades de reunión, de asociación y de expresión, así como al registro de candidatos, lo que limitó el margen de maniobra para un compromiso político y que se tradujo en una falta de competencia real”, agregó la declaración.

Los observadores también señalaron “la enorme cobertura” sin independencia que hicieron los medios “del presidente saliente, que provocó que las reglas del juego fueran desiguales”.

“Los esfuerzos con miras a aumentar el índice de participación predominaron con respecto a la campaña de los candidatos, y detuvieron a algunos militantes que pusieron en duda la legitimidad de las elecciones”, lamentó la UE.

La Unión Europea condenó por otra parte que se hayan realizado elecciones en Crimea, cuya anexión no es reconocida por el bloque y la calificó de “ilegal”. Apuntó que los observadores de la OSCE no realizaron actividad alguna en esos territorios de la península ucraniana que Moscú se anexó en 2014.