•  |
  •  |
  • EFE

El presidente brasileño, Michel Temer, admitió hoy, por primera vez públicamente, que puede aspirar a ser reelegido en las presidenciales del 7 de octubre próximo y que está pensando en esa posibilidad.

"Aún no decidí. No es improbable, pero aún no lo decidí", afirmó el jefe de Estado en declaraciones a periodistas que lo interrogaron sobre su posibilidad de disputar las elecciones presidenciales de octubre.​

Michel Temer candidato, una nueva hipótesis que gana cuerpo en Brasil

"El tiempo lo dirá en el límite legal", agregó el mandatario al indicar que tiene tiempo para decidirlo hasta agosto próximo. De acuerdo con el calendario establecido por el Tribunal Superior Electoral (TSE), el 5 de agosto vence el plazo para que los partidos decidan en sus convenciones los candidatos que postularán a las elecciones de octubre y el 15 de agosto vence el plazo para la inscripción de las candidaturas.

Desde que asumió la presidencia brasileña, en mayo de 2016 para sustituir a la destituida Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente, Temer había dicho que no pretende intentar la reelección y que su intención es dejarle a su sucesor el país con las cuentas públicas saneadas y listo para crecer de forma sustentable por varios años.

El partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del que el gobernante es el máximo líder, hasta ahora no ha anunciado ningún precandidato para las presidenciales de octubre y venía esperando una posible indicación del jefe de Estado.

Temer crea Ministerio de Seguridad mientras define la intervención en Río

Hasta ahora el jefe de Estado había dicho que anunciaría "en su momento adecuado" al candidato presidencial que apoyaría y dio vía libre a los movimientos que hicieron para hacer viables sus candidaturas tanto el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, como el presidente de la Cámara baja, el diputado Rodrigo Maia, uno de sus principales aliados.

"Habrá un momento para la definición (del candidato) y el Gobierno tendrá que posicionarse en el tiempo apropiado", afirmó el jefe de Estado en un artículo que escribió en enero pasado para la revista Veja. "Todo eso (su posible candidatura) va a ser objeto de conversaciones, incluso con Meirelles, que es una gran figura", aseguró Temer este martes.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva

La prensa brasileña especula que Temer comenzó a pensar en la posibilidad de disputar las elecciones en febrero pasado, cuando decretó la intervención del Ejército en la seguridad en el estado de Río de Janeiro y creó el Ministerio de la Seguridad Pública.

De acuerdo con tales versiones, el objetivo del jefe de Estado es aprovechar posibles avances en el área de seguridad, que los electores de las grandes ciudades consideran como una de las más graves en el país, para construir su posible candidatura.

Temer debatirá inmigración en viaje a ciudad brasileña tomada por venezolanos

Los posibles candidatos oficialistas aparecen con pocas opciones en las encuestas de intención de voto, en las que el gran favorito es el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, cuyas aspiraciones dependen de que la Justicia ya que fue condenado por corrupción en segunda instancia.

Lula, que puede ser encarcelado e inhabilitado para las elecciones en las próximas semanas, ha sido anunciado como su aspirante por el Partido de los Trabajadores (PT), que ha dicho que insistirá en la candidatura hasta las últimas instancias, es decir con recursos ante la Corte Suprema.

El segundo que figura en las encuestas es el líder ultraconservador Jair Bolsonaro, un polémico oficial de la reserva del Ejército que siempre ha elogiado el régimen militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985.

En medio de la amplia polarización entre Lula y Bolsonaro ningún otro candidato consigue más del 10 % de las intenciones de voto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus