•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos tribunales tienen en sus manos el destino del expresidente Lula, uno que puede enviarlo rápidamente a la cárcel y otro que puede evitarle durante un buen tiempo ese riesgo.

El próximo lunes 26, la corte de apelaciones de Porto Alegre (TRF4) dará a conocer su veredicto sobre los últimos recursos presentados por Luiz Inácio Lula da Silva, de 72 años, contra una sentencia a doce años y un mes de reclusión por corrupción y lavado de dinero.

 Lea: Temer admite por primera vez que puede aspirar a la reelección en octubre

Si los tres jueces de esa corte rechazaran los cuestionamientos, el exmandatario (2003-2010) podría ser detenido después de la publicación del fallo, ese mismo día o al siguiente.

A menos que... la corte suprema le conceda el jueves 22 un habeas corpus preventivo para recurrir en libertad hasta agotar todos los recursos judiciales. Un proceso que podría llevar varios meses o años.

La audiencia fue anunciada sorpresivamente este miércoles por la presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF), Carmen Lúcia, presionada por varios de los once togados de la máxima corte del país.

Lula realiza una gira proselitista por el sur de Brasil, que debe concluir el 28 en Curitiba. El 26, según el programa, se hallará en Foz de Iguazú, en la frontera con Argentina y Paraguay.

El cofundador del Partido de los Trabajadores (PT) fue hallado culpable de haber recibido un apartamento de lujo en un balneario paulista a cambio de favorecer contratos de la constructora OAS en Petrobras.

La sentencia inicial, a 9 años y medio de cárcel, pronunciada el año pasado por el juez anticorrupción Sergio Moro, fue aumentada en enero de este año a doce años y un mes por el TRF4.

El exsindicalista, que enfrenta otros seis procesos, se declara inocente en todos y denuncia una campaña para impedir que vuelva al poder en las elecciones de octubre, para las cuales los sondeos lo apuntan como favorito.

"Si se atreven a detenerme, estarán cometiendo una barbaridad jurídica y seré un preso político", advirtió el viernes pasado.

- Corte suprema, ¿último salvavidas de Lula? -

El STF aprobó en 2016, por 6 votos a 5, la posibilidad de que las sentencias de detención empiecen a cumplirse al agotarse los recursos de segunda instancia.

Hasta entonces, si no existía riesgo de fuga u otros motivos para encarcelarlo, un condenado podía recurrir en libertad hasta que su caso transitara por el Supremo Tribunal de Justicia (STJ, tercera instancia) y, eventualmente, ante el propio STF.

 De interés: Lula insta a Maduro a no permitir "el error de aislar a Venezuela"

Pero varios magistrados del máximo tribunal de Brasil quieren rediscutir el asunto, en nombre de la "presunción de inocencia", y por lo menos uno que había apoyado la medida ya indicó que hoy votaría de otro modo.

En caso de que el STF cambie de parecer, también podrían verse beneficiados numerosos expoderosos empresarios y políticos condenados en el marco de la Operación Lava Jato, una investigación gigantesca que partió de un esquema de corrupción centrado en Petrobras.

"Una eventual alteración [de la norma] sería desastrosa para los avances registrados recientemente en la lucha contra la impunidad de la gran corrupción en Brasil", escribió Moro en una sentencia emitida el lunes.

Manuel Galdino, director ejecutivo de Transparencia Brasil, una ONG anticorrupción, lamenta que la discusión se haya entablado "sin un análisis más profundo", basado sobre todo en "intereses casuísticos", entre quienes están a favor o en contra de prender a Lula.

Galdino cree que de todos modos, el gran problema de Brasil es "la lentitud de la justicia", con procesos que se prolongan durante 15 años.

Para Aury Lopes Jr, profesor de Derecho Penal en la Universidad Católica de Rio Grande do Sul, la prisión automática a partir de segunda instancia viola la Constitución y no puede utilizarse en nombre de la celeridad.

"La ejecución anticipada de la pena no va a resolver el problema central, que es la demora. (La justicia) va a seguir demorando, la única diferencia es que irá a prisión una persona que luego puede obtener una anulación o reducción de su condena, el escenario puede cambiar y será una prisión injusta", sostiene.

 Además: Lula promete volver al poder

- Difícilmente candidato -

Cualesquiera sean los desenlaces ante la justicia penal, Lula no podría presentarse a las elecciones de octubre, en virtud de la Ley de Ficha Limpia, que prohíbe la participación en los comicios de personas condenadas en segunda instancia, presas o no.

Pero eso solo lo determinará formalmente la justicia electoral cuando estudie los expedientes en agosto. Por lo cual Lula podría ser un 'precandidato' encarcelado.