•  |
  •  |
  • EFE

La economía de Argentina, uno de los mayores productores y exportadores mundiales de granos, perdería 3.436 millones de dólares como consecuencia de la severa sequía que padecen amplias zonas agrícolas del país suramericano, de acuerdo con un informe difundido hoy.

Según un estudio de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Argentina atraviesa "una de las peores sequías de los últimos años" y las precipitaciones muy por debajo de los promedios históricos en las principales regiones productoras del país obligan a reducir las proyecciones de producción.

 INTA inaugura moderno centro tecnológico de producción de cacao fino

En el caso del maíz, la cosecha se estima en 32 millones de toneladas, un 22 % por debajo de lo proyectado antes del inicio de la campaña 2017-2018, en tanto que para la soja -el principal cultivo en Argentina- se prevé una cosecha de 39,5 millones de toneladas, un 27 % menos que lo proyectado inicialmente.

También se registran recortes de producción en girasol y trigo.

De acuerdo con informe, este escenario también impactará en una menor producción de harinas y aceites derivados de estos cuatro cultivos y un recorte en los volúmenes exportados, compensados parcialmente por mejores precios internacionales.

"Se observa una disminución de 3.436 millones de dólares en el Producto Bruto generado por las cuatro principales cadenas agrícolas" (maíz, soja, girasol y trigo), apunta el informe.

 Nicaragua prevé fortalecer sistema de plagas y enfermedades en agricultura

La Bolsa de Cereales advirtió que su análisis solo contempla los efectos directos de la sequía, por lo que "el impacto macroeconómico final sería bastante mayor si se incluyen las interacciones con el resto de los sectores de la economía".

"Cabe destacar que el impacto hubiese sido superior de no observarse el incremento de los precios de exportación", indica el informe.

 Una nueva etapa para la agricultura de las Américas

El estudio anticipa que el impacto se extenderá de los agricultores hacia los productores de carnes y leche que utilizan el maíz y la harina de soja como insumo y deberán enfrentar mayores costes.

"Se debe notar que la sequía afecta a estos sectores en otras formas no cuantificadas aquí; por ejemplo, por la menor disponibilidad de pasturas y silajes, que debe ser compensada con una mayor demanda de maíz, o por variaciones en los precios de venta, como consecuencia de la nueva situación de oferta y demanda en los mercados", indicaron.