•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo armado asesinó hoy a cuatro jóvenes en una zona de bares del municipio de Iguala, en el sureño estado mexicano de Guerrero, en un suceso que desató un tiroteo en las calles de esta localidad, informaron fuentes de seguridad.

De acuerdo con el reporte proporcionado a Efe por el portavoz de Seguridad del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez, el hecho tuvo lugar sobre las 03.50 hora local (09.50 GMT) de este domingo en una zona de bares del municipio de Iguala, ciudad donde en septiembre del 2014 desaparecieron los 43 estudiantes de Ayotzinapa.​

Encuentran 15 cadáveres en México, sospechan de vendetta narco

Un grupo de unas siete personas a bordo de motocicletas dispararon y mataron a dos jóvenes que también viajaban en moto, y a continuación persiguieron otros dos hombres, que al ver la agresión "corrieron hacía el interior del primer bar abierto de ese lugar" según recoge el reporte policiaco.

Los otros dos fallecidos no portaban ninguna documentación oficial y todavía no han sido identificados.

Uno de los jóvenes falleció en el área de los baños de este bar, llamado La Chismosa, y el otro en la entrada del establecimiento.​

Una mujer muere tras caer de un paracaídas en el sur de México

En el bar se generó "mucho pánico" y se vivieron escenas de "crisis nerviosa", detalló el informe policial. En un primer lugar, atendieron al suceso la Policía Municipal de Iguala, y posteriormente llegaron fuerzas estatales y federales.

El tiroteo fue intenso, pues en ambos ataques se encontraron alrededor de una veintena de casquillos de balas percutidos. Las víctimas reconocidas hasta el momento son Víctor Manuel Leyva "N", de 20 años, y Eduardo Mendoza "N", de 19 años.​

Desarman Policía municipal mexicana por infiltración del crimen organizado

Los otros dos fallecidos no portaban ninguna documentación oficial y todavía no han sido identificados. Desde que desaparecieron los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en el municipio de Iguala el 26 de septiembre de 2014, Guerrero padece una intensa ola de violencia que los refuerzos en seguridad no han logrado aplacar.