•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cinco meses después de su intento de secesión, los dirigentes independentistas de Cataluña están inculpados, encarcelados o en el exilio, y además divididos entre ellos, en una región privada de autonomía desde hace cinco meses.

Encargado de la instrucción del intento de separación de octubre de 2017, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena inculpó el viernes a 25 figuras separatistas.

Trece están acusadas de rebelión, el cargo más grave punible con hasta 30 años de prisión. Otros cinco están perseguidos por desobediencia y malversación de fondos y siete únicamente por desobediencia.

En prisión

Nueve de los inculpados, perseguidos por rebelión, están encarcelados cerca de Madrid, entre ellos el ex vicepresidente regional Oriol Junqueras y la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell.

Los que no están acusados de rebelión siguen en libertad, la mayor parte bajo control judicial.

En trámites de extradición

El expresidente Carles Puigdemont, detenido el domingo en Alemania, deberá comparecer ante un tribunal que decidirá si tramita la orden de arresto europea emitida por España.

Tres integrantes de su gobierno que lo acompañaron a Bruselas tras la declaración de independencia del 27 de octubre --Meritxell Serret, Toni Comín y Lluis Puig-- siguen en Bélgica.

Parlamento catalán.

Los dos primeros "están a disposición de la justicia", declaró a la AFP su abogado belga Michèle Hirsch.

Una cuarta, Clara Ponsatí, se mudó de Bélgica hacia Escocia, donde ejercía de profesora universitaria. Este lunes debería entregarse a las autoridades británicas para que se pronuncien sobre una eventual extradición.

En fuga

Otras dos dirigentes independentistas abandonaron recientemente España ignorando una convocatoria ante el juez.

La número dos del partido independentista Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), Marta Rovira, anunció el viernes haber abandonado España. Según la prensa española estaría en Suiza.

En el país helvético está desde finales de febrero Anna Gabriel, antigua líder de la Candidatura de Unidad Popular (CUP, extrema izquierda). Acusada únicamente de desobediencia, es la única separatista en el extranjero sin orden de detención internacional.

Divididos

Tras las elecciones regionales del 21 de diciembre, donde las tres listas independentistas conservaron la mayoría absoluta del Parlamento (70 escaños sobre 135), los separatistas no consiguieron acordar la elección de un presidente que gobierne Cataluña.

Si ningún presidente es investido antes del 22 de mayo, deberán organizarse nuevas elecciones a mediados de julio, las terceras en tres años.

Protestas en Cataluña tras el arresto del expresidente Puigdemont en Alemania.

Los radicales de la CUP

Los anticapitalistas de la CUP frustraron el jueves la elección del candidato de los otros dos partidos, Jordi Turull, ahora encarcelado, porque su programa no era suficientemente radical en su ruptura con Madrid.

Los partisanos de Puigdemont

El PDeCAT, partido histórico del nacionalismo catalán, está dividido entre la tentación de desafiar al Estado como quieren los próximos de Puigdemont, inscritos en la candidatura "Juntos por Cataluña", primera en votos entre los separatistas, y la necesidad de formar un gobierno y rebajar la tensión.

La cautela de ERC

Izquierda Republicana (ERC), decapitada por la justicia con su dirigente encarcelado y su número dos en el exilio, quiere evitar una nueva confrontación con el Estado que agravaría la situación de los detenidos.

El presidente del Parlamento catalán Roger Torrent, surgido de este partido, llamaba a la calma el domingo por la noche tras las violentas manifestaciones organizadas por grupos radicales próximos a la CUP que se saldaron con 92 heridos leves en Barcelona.