•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Decenas de mujeres protestaron hoy frente al Ministerio de Salud, en rechazo de la decisión del Gobierno chileno que modificó el "protocolo de objeción de conciencia" para permitir que las instituciones objetoras sigan recibiendo aportes del Estado pese a negarse a practicar abortos.

Portando pancartas en las que se podía leer "Abortar es una opción, decidir es un derecho", "Verbal, sexual o institucional, es violencia igual" y "Niña embarazada, niña violentada", y gritando además varias consignas, la manifestación concluyó una hora después sin que se registrarán incidentes o detenidos.

 Lea: Argentinas marchan por el aborto legal frente a residencia presidencial

El pasado viernes, el Gobierno ratificó el cambio al protocolo de objeción en la Ley de Aborto en tres causales, iniciativa que permitirá disminuir los requisitos a instituciones privadas.

En lo específico, ahora permite que instituciones privadas que se nieguen a practicar abortos puedan seguir recibiendo los aportes que entrega el Estado.

El pasado viernes, el Gobierno ratificó el cambio al protocolo de objeción en la Ley de Aborto. Foto: EFE/END

Otro punto es la eliminación de actas de acuerdo y el hecho de que cada objeción debía estar firmada por el director del establecimiento.

Con estos cambios se exigirán menos requisitos a los establecimientos que deseen ser objetores. Pese a ello, deben garantizar la atención inicial y un traslado a la paciente.

Al respecto, la ministra portavoz de Gobierno, Cecilia Pérez, aseguró que independiente de la negativa, deberán trasladar a la mujer a otro lugar donde sí se pueda hacer y pagar los costos adicionales.

 De interés: Un 59% de los argentinos apoya despenalización del aborto, dice sondeo

El pasado lunes, en una manifestación similar a la de este miércoles, la exministra de Salud Carmen Castillo señaló a los periodistas que con las modificaciones realizadas por la Administración del presidente conservador Sebastián Piñera "se va a hacer un daño enorme a las mujeres de la clase media".

El pasado viernes, el Gobierno ratificó el cambio al protocolo de objeción en la Ley de Aborto. Foto: EFE/END

También salió al paso la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, quien criticó el actuar del Gobierno en esta materia, ya que, a su juicio, se trata de una modificación "un tanto irreflexiva, sin darse cuenta el peso de cada una de estas modificaciones y el impacto que podía tener".

Siches recordó que la entidad que dirige participó en la elaboración del Protocolo de Objeción de Conciencia debido a la relevancia que significa su aplicación.

Sin embargo, criticó que "hoy vemos que la objeción de conciencia, que antes era excepcional, termina ahora siendo casi un derecho de las instituciones, perdiendo de vista que aquí tenemos que resguadar el derecho de las mujeres para acceder a la ley".

La profesional aseguró que el peligro más serio ahora es que "se abre la puerta a una objeción institucional. Lo más probable es que (las clínicas) hagan muy difícil la aplicación de la ley".

 Además: Papa pide a argentinos defender la vida en medio de debate por aborto

Añadió que este tipo de medidas, además, "pasa por encima de los roles personales de nuestros profesionales".

El pasado viernes, el Gobierno ratificó el cambio al protocolo de objeción en la Ley de Aborto. Foto: EFE/END

La despenalización del aborto en tres circunstancias específicas, en caso de inviabilidad fetal, riesgo de muerte de la mujer y por embarazos producto de una violación, fue uno de los proyectos emblemáticos de la expresidenta Michelle Bachelet y uno de los ejes principales de su Gobierno.

Según cifras oficiales, en los últimos 10 años se registraron en Chile un total de 322,814 interrupciones del embarazo.