•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 La ciudad de Sacramento (California, Estados Unidos) vivió en la madrugada de hoy nuevas protestas en reacción a la divulgación de una autopsia no oficial que revela que el joven negro Stephon Clark fue disparado por la espalda por dos agentes de policía.

La hipótesis de que Clark fue disparado por la espalda contradice la versión de la Policía de Sacramento, que afirma que el joven se acercó a los policías antes de morir el pasado 18 de marzo.

 

Lea: Policía en EE.UU. mata a negro desarmado cuyo vehículo se había averiado

Los nuevos detalles hicieron que cientos de personas se concentraran durante más de cuatro horas esta madrugada en el centro de Sacramento, donde cortaron el tráfico y lanzaron consignas contra la muerte violenta de afroamericanos a manos de la policía.



Para el día de hoy, el exjugador de la NBA Matt Barnes ha convocado una manifestación antes del partido que deben disputar los Warriors de Golden State y los Sacramento Kings, cuyos jugadores se unieron a los activistas para pedir justicia.

Tanto el Ayuntamiento como el Golden 1 Center, cancha de los Sacramento Kings, han sido lugares de concentración en los que los manifestantes han volcado en los últimos días su rabia e indignación por la actuación policial.

Cuando murió, Clark, de 22 años y padre de dos niños, iba desarmado y estaba en el patio de la casa de sus abuelos.

El Departamento de Policía de Sacramento recibió una llamada de un vecino sobre un individuo sospechoso y envió a dos de sus agentes, Terrence Mercadal y Jared Robinet.

Cuando le descubrieron, dispararon porque creían que el individuo era una amenaza y llevaba una pistola, pero lo único que portaba era un teléfono móvil.

La policía no ha dado a conocer los resultados de la autopsia oficial, pero ayer el prestigioso forense Bennet Omalu dio una rueda de prensa para divulgar los detalles de un examen que ha hecho a petición de la familia.

Según Omalu, Clark fue disparado por la espalda, lo que contradice la versión de la Policía, que un día después del suceso aseguró que los agentes "vieron que el sospechoso iba hacia ellos, avanzaba con los brazos extendidos y sosteniendo un objeto en sus manos".



Omalu asegura que Clark fue impactado por ocho balas (seis en la espalda, una en el cuello y otra en el muslo) y que murió en un intervalo de entre tres y diez minutos.

La Policía de Sacramento tardó cinco minutos en prestarle ayuda médica, según el relato del forense.

Además: Policía mata en California a hombre negro que actuaba en forma errática

Este nuevo caso de supuesta violencia policial y racismo en Estados Unidos se suma a otros que han generado fuertes protestas de la comunidad negra en los últimos años, sobre todo desde la muerte en agosto de 2014 en Ferguson (Misuri) de Michael Brown a manos de un agente blanco, exonerado de todos los cargos.

Esta muerte y la de otros afroamericanos por disparos de policías blancos han generado el nacimiento de un movimiento civil a nivel nacional llamado "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan"), que reclama el fin de la violencia policial contra la comunidad negra.