•   Nairobi, Kenia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Turismo de Kenia, Najib Balala, advirtió hoy, en una conmemoración por la muerte del último macho de rinoceronte blanco del norte del mundo, de que los cazadores furtivos se enfrentan a penas de cadena perpetua.

"Los furtivos que sean encontrados matando un animal salvaje pasarán el resto de su vida en prisión", dijo Balala durante el acto, según informó el Ministerio en un comunicado.

 Leones matan a un supuesto cazador furtivo en Sudáfrica

La ley de conservación y gestión del la fauna salvaje de Kenia, en vigor desde 2013, ya estipula la cadena perpetua y penas de 160.000 euros a quienes maten a especies en peligro de extinción, pero no hay ninguna condena de este tipo hasta la fecha.

Balala prometió revisar y hacer cumplir las penas, y dijo que "incrementando las sanciones, nadie se atreverá a tocar ninguna especie icónica".

"Tiene que haber tolerancia cero contra la caza furtiva", añadió.

El pasado 20 de marzo murió, en la reserva natural keniana de Ol Pejeta, Sudán, el último macho de rinoceronte blanco del norte que quedaba en el mundo.

 Resurge el debate sobre la prohibición de cazar zorros en Reino Unido

Ahora sólo quedan dos hembras, que viven en la misma reserva keniana, y los científicos buscan la forma de conseguir una inseminación artificial que permita perpetuar la especie.

El ministro de Turismo anunció hoy que está viendo la posibilidad de mantener en un museo el cuerno de Sudán, junto a uno de los colmillos de Ahmed, uno de los elefantes más grandes que ha habido en el país.

Balala recordó que quedan 1.284 rinocerontes en Kenia -y 28.000 en el mundo-, así como 34.000 elefantes.