•  |
  •  |
  • AFP

Un joven campesino indio miembro de la marginada comunidad de los dalit, antes conocida como "intocables", fue golpeado hasta la muerte por tener un caballo, un símbolo de poder y riqueza en este país, informó el sábado la policía.

La policía detuvo a tres hombres de una casta superior para interrogarlos tras hallar el cuerpo de Pradeep Rathod, de 21 años, en un charco de sangre cerca del pueblo de Timbi, en el estado de Gujarat (oeste), el jueves por la noche.

Kenia avisa a los cazadores furtivos que se enfrentan a la cadena perpetua

Social y económicamente marginada, la comunidad dalit, llamada antes "intocables", es considerada como inferior a las castas definidas por los textos hindúes.

Estos parias ejercen históricamente oficios ingratos, considerados como "impuros", a pesar de la prohibición de la Constitución india de discriminar a alguien en función de su casta y son a menudo víctimas de violencia.

El padre de Rathod, que encontró el cadáver, "afirmó que su hijo fue asesinado por gente de una casta superior de su pueblo porque poseía un caballo a pesar de ser un dalit", dijo a la AFP el superintendente adjunto de la policía A.M. Saiyed.

 Leones matan a un supuesto cazador furtivo en Sudáfrica

En su denuncia, que pudo consultar la AFP, el padre de Rathod afirma que su hijo amaba los caballos y que por eso le había comprado uno hacía ocho meses.

"Hace una semana, cuando montaba a caballo con mi hijo, una de las personas de la casta Kshatriya (guerreros) nos advirtió de que no montásemos a caballo en el pueblo", afirma.

"Dijo que las personas de la comunicad dalit no pueden montar a caballo, que solo los Kshatriyas pueden hacerlo. Y amenazó con matarnos si no vendíamos el caballo", agrega.

 Resurge el debate sobre la prohibición de cazar zorros en Reino Unido

En octubre, otro dalit fue asesinado por un grupo de hombres de castas superiores por haber asistido a un espectáculo tradicional de danza hindú también en Gujarat, el estado natal del primer ministro nacionalista hindú Narendra Modi.

En 2016 estallaron protestas en la comunidad dalit después de que milicianos autoproclamados 'defensores de las vacas' golpeasen a cuatro de ellos, a quienes acusaban de haber matado a uno de estos animales considerados sagrados.

Modi llamó a poner fin a los ataques contra los dalits, que representan unos 200 millones de los 1.250 millones de habitantes de India, y a acabar con la discriminación por castas.